El presidente mundial de Ford estudia cómo hacer rentables todas sus plantas europeas

Alan Mulally aboga por adaptar la producción de coches a la demanda

"La industria del automóvil europea tiene un exceso de capacidad", declaró ayer el máximo ejecutivo mundial de Ford, Alan Mulally, de visita estos días en España. El directivo dijo que su empresa no tiene elaborado un plan, pero que están analizando cómo hacer rentables todas sus plantas europeas. Respecto a la factoría valenciana de Ford, confirmó que todos los planes de inversión (1.200 millones en el periodo 2009-2015) siguen adelante.

Alan Mulally aboga por adaptar la producción de coches a la demanda
Alan Mulally aboga por adaptar la producción de coches a la demanda

El presidente mundial de Ford, Alan Mulally, fue tajante ayer al analizar la sobrecapacidad de la industria del automóvil en España. "En Ford creemos que no es un problema cíclico en referencia a la fuerte caída de ventas de vehículos en Europa, sino estructural. Los 18 millones de matriculaciones al año máximo alcanzado en Europa no son una demanda real", declaró.

Mulally fue tajante al considerar que corresponde a cada empresa automovilística atajar este exceso. "Lo que no comentaré es cómo reducir esta capacidad, pero todas las empresas deben hacerlo", matizó en referencia a la propuesta planteada por el presidente de la patronal europea de empresas automovilísticas, Sergio Marchionne (presidente del Grupo Fiat), que recientemente sugirió que la Comisión Europa adoptase medidas que ayuden a la industria a reducir el exceso productivo.

Conductas destructivas

FORD MOTOR COMPANY 6,34 4,54%

La sobrecapacidad de producción es uno de los problemas que más preocupa a las automovilísticas europeas. No obstante, existe una fuerte resistencia política y social en todos los países ante la posibilidad de cerrar factorías poco eficientes. Pero Mulally declaró ayer que este exceso de capacidad fabril puede llevar a conductas destructivas, como por ejemplo deslocalizar la producción. Desde el sector se reconoce que el desajuste entre la demanda y la oferta lleva a una guerra de precios y caída de márgenes que pone en peligro la supervivencia de algunas marcas.

Mulally no desveló las fórmulas que Ford utilizará para acomodar su capacidad productiva a la demanda europea. "No tenemos un plan hoy, pero estamos viendo cómo hacer rentables todas nuestras factorías europeas". Ante la posibilidad de acometer el cierre de alguna de ellas, el directivo estadounidense declaró que estaban trabajando duro para adaptar los costes a la producción.

Aunque el presidente mundial de Ford no solo habló ayer en Valencia de costes. También de oportunidades, para lo cual destacó que estaban acelerando el desarrollo de nuevos vehículos para dar respuesta a los mercados cuando se recupere la demanda. En este sentido, recordó que la antigüedad de los vehículos en Europa está aumentando mucho, habló de una edad de diez años, con el efecto que esto supone para el medio ambiente o la seguridad vial. "Los nuevos vehículos, como el Kuga que se fabricará en Valencia, están dejando obsoletos a los que circulan actualmente por las carreteras".

La reducción de la demanda en Europa contrasta con los fuertes crecimientos en el resto de las áreas mundiales, especialmente en países emergentes de Asia, aunque también en Estados Unidos. Sin embargo, la industria tiende a producir cerca de los mercados para evitar los costes logísticos, lo que explica que en estos momentos Ford esté instalando nueve plantas repartidas por el mundo.

Valencia tiene aseguradas sus inversiones

El ajuste de producción a una demanda menguante no implica que se ponga en revisión los planes de inversión que Ford ha aprobado para la planta de Almussafes. "Siguen en marcha", declaró el presidente mundial de Ford, Alan Mulally. Todos los vehículos que fabricará la planta se montan en la misma plataforma (segmento C). "Es una operación fantástica y el liderazgo en relación a las autoridades españolas está comprometida con la competitividad", aclaró el directivo estadounidense.

Mulally tuvo ayer la oportunidad de explicar al presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, los planes de su empresa para la planta levantina. En la anterior visita del ejecutivo a Valencia, el presidente de la Generalitat era Francisco Camps. Por su parte, según declaró el responsable de la multinacional, Fabra le explicó qué está haciendo el Gobierno valenciano para crear un "entorno donde puedan crecer las empresas".

Ford ha comprometido 1.200 millones de inversión en las instalaciones fabriles valencianas. De ellos, 260 millones se destinarán al nuevo Kuga, cuya producción se iniciará después del verano y otros 552 millones a la furgoneta Transit Connect, cuya producción está prevista para 2013. Los 400 millones restantes se han usado para el C-Max y el nuevo Focus, ambos en las cadena de montaje de la factoría valenciana, y a las futuras versiones híbridas de estos dos modelos.

La cifra

70% de las piezas de los distintos coches que se montan sobre la misma plataforma de Ford son las mismas para todos.

'Clase magistral' a los emprendedores

A Alan Mulally, máximo directivo de la multinacional automovilística, le gusta el contacto directo, conocer experiencias de primera mano. Por este motivo, no dudó en hacer un alto en sus vacaciones europeas (visita en España Valencia y Barcelona) para mantener una charla con 21 emprendedores españoles de diversos sectores.

Mulally les impartió consejos, pero sobre todo explicó con anécdotas personales su particular modo de gestión. Habló mucho del sector del automóvil, pero también del aeronáutico, donde pasó más de 20 años en Boeing. "Participé en la fabricación de los modelos 727, 737, 747, 757 o 767", declaró el ingeniero aeronáutico, cuya pasión por los aviones queda patente una y otra vez.

Sobre el futuro del automóvil, explicó el cambio que supone internet. "El cliente quiere una vida interconectada, también en el coche", aunque matizó, "de una forma segura, sin quitar la vista de la carretera y las manos del volante". Habló del futuro del vehículo eléctrico, pero consideró que existe mucho margen en la mejora de los motores de combustión. "No nos quedaremos sin combustibles fósiles; se necesitará tiempo y dinero, pero se encontrarán más bolsas".

"Siempre pensando y pensando", les dijo. Y como ejemplo, explicó que todos los jueves se reúne con su equipo directivo parar "revisar sus planes y analizar lo que pasa en el mundo".

Por eso, la innovación fue el motor de la charla con los emprendedores. "Pero para innovar hay que centrarse siempre en el consumidor, en lo que necesita", explicó. Respecto a la crisis, dijo no temerla: "No nos da miedo el futuro, hay que adaptarse, para lo cual hay que incorporar la innovación", les aconsejó. "Puede haber desarrollo económico en el mundo. No creo que haya nada que pare el crecimiento, está en el espíritu humano", sentenció en tono positivo.

Recomendó transparencia en la transmisión de información a sus equipos, a los que exige estar asentados en la realidad, lo que implica saber reconocer en qué están fallando.

¿Os está gustando la charla", preguntó.

Rescate a España

Preguntado por un posible rescate de la economía española, Mulally declaró que lo importante es afrontar el problema de la deuda, para lo cual "se precisan políticas más eficientes, y están trabajando en serio". Sobre si se producirá finalmente el rescate, dijo que "hay que considerar dicha posibilidad, pero tenemos a los líderes de la UE trabajando y necesitamos que tengan éxito".