Revista de prensa

"Mario Draghi sólo podía perder"

Portada del Frankfurter Allgemeine Zeitung del 3 de agosto de 2012.
Portada del Frankfurter Allgemeine Zeitung del 3 de agosto de 2012.

"Apuesta fuerte: Mario Draghi solo podía perder". Este es el titular elegido por diario conservador Die Welt para relatar lo sucedido ayer en Frankfurt. "¿Es el euro irreversible -y está Europa preparada para hacer todo lo necesario para salvarlo? Si ese es el caso, cuando acabe la crisis la moneda única estará vigente en una Europa distinta a la que cuando comenzó a existir". El artículo prosigue afirmando que "ya con su anuncio a boca llena de que iba a salvar el euro a toda costa, se acercó Draghi peligrosamente a una línea roja que un banquero central no debe traspasar: la frontera entre las finanzas y la política monetaria , ya diluida a causa de la crisis de deuda, quedaría definitivamente eliminada".

"Draghi deja a España e Italia con preguntas". El rotativo económico Handelsblatt asegura que después de la rueda de prensa ni Mariano Rajoy ni Mario Monti saben "qué es lo que tienen que hacer. A pesar de todo, alabaron al presidente del BCE ...y se posicionan contra los mercados".

Con todo, el artículomás interesante dentro del rotativo económico está solo disponible en su edición de papel. "¿Por cuánto tiempo todavía?" en el que asegura que la decisión de ayer muestra el Bundesbank "no ha tenido influencia en las decisiones del BCE. Al contrario". El periódico obvia la precondicionalidad de que para acceder a la compra masiva de deuda haya que solicitar asistencia al fondo de rescate. Es más, el artículo sostiene que la rueda de prensa del italiano ayer supuso una "nueva derrota" para el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann. De hecho, el rotativo sostiene que Weidmann y el Bundesbank está aislado dentro del BCE y que "lucha desde el día de su nombramiento contra las decisiones por mayoría" del consejo.

"Draghi en la cuerda floja" titula el muniqués Süddeutsche Zeitung. El rotativo asegura que el banquero "se comporta como el presidente del euro, que aún no tiene la unión monetaria pero que la necesita urgentemente. No es un vigilante de la inflación, sino un osado actor. Su difícil tarea: tiene que llevar a cabo las arriesgadas compras de deuda soberana y, a la vez, dejar claro a los países en crisis que hacen falta más reformas radicales".

"La responsabilidad alemana para el Mede sigue siendo limitada", asegura el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung en un artículo en el que afirma que el fondo de rescate "está en interés de Alemania. En contra de afirmaciones que aseguran lo contrario, no hay automatismos de responsabilidad ilimitados, el fondo no tendrá licencia bancaria y no contará con eurobonos.

El Financial Times abre su web con "Draghi mata cualquier esperanza de acción inmediata". Subrayan como el mercado vuelve a castigar a España e Italia tras desvanecerse la posibilidad de una compra de bonos soberanos por parte del BCE. La intervención en el mercado de deuda habrá de hacerse vía los fondos de rescate, previa solicitudo por parte de los Gobierno y sujeta a la correspondiente condicionalidad. "Madrid y Roma no dieron señales de estar preparados para aceptar las condiciones que suponen acogerse al FEEF", señalan.

Ahondan en la comparación entre Mario Monti y Mariano Rajoy. Mientras el primer ministro italiano respondió sin evasivas a la pregunta de si su Gobierno iba a pedir el rescate ("Tenemos que analizar los detalles. De momento es prematuro e Italia no tiene intención de hacerlo") Rajoy evito dar respuesta alguna tras ser inquirido directamente hasta en tres ocasiones, resalta el diario británico.

The Guardian titula que la cura de la crisis en la eurozona se topa con la resistencia alemana. Wall Street Journal subraya las reticencias de Draghi para otorgar la licencia bancaria a fondo permanente que presumiblemente verá la luz en septiembre. De ser así la potencia de fuego del fondo quedaría en los 500.000 millones de euros.

"El BCE decepciona a los mercados". El económico francés Les Echos admite que el banco central "no tomó finalmente ninguna medida", ni la bajada de tipos, ni siquiera lanzar una opinión sobre la concesión de una ficha bancaria al Mede.