Un beneficio de 114 millones

La Caixa gana un 86,6% menos hasta junio tras realizar dotaciones de 3.844 millones

El Grupo La Caixa ha obtenido en el primer semestre del año un resultado neto atribuido de 114 millones de euros, lo que supone un 86,6% menos que en 2011, tras realizar provisiones extraordinarias por valor de 3.844 millones para sanear el activo inmobiliario.

El grupo financiero ha alcanzado en este período un margen de explotación de 2.060 millones, un 13,6% más, mientras que el margen de intereses ha crecido un 15,7%, hasta 1.551 millones de euros, según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Por su parte, el margen bruto ha aumentado en cerca de un 3%, hasta situarse en 3.716 millones de euros.

Al igual que todas las entidades del sector financiero, el resultado del Grupo La Caixa se ha visto afectado por las elevadas dotaciones realizadas, superiores a 3.800 millones, incluidas las provisiones por 324 millones que ha efectuado para la cobertura de los activos inmobiliarios de Servihabitat.

La Caixa ha duplicado en este semestre su nivel de liquidez y dispone ya de 42.489 millones, en su práctica totalidad de disponibilidad inmediata, lo que representa el 14,5% de los activos totales.

En este sentido, la entidad ha dispuesto en marzo de la póliza con el Banco Central Europeo por un importe de 6.080 millones, lo que le ha permitido anticipar vencimientos de financiación mayorista en 2013 y disponer de un excedente adicional de liquidez.

"Esta estrategia de financiación permite mantener una reducida dependencia de financiación de los mercados mayoristas y poder afrontar cualquier circunstancia imprevista que pueda producirse en el futuro", señala La Caixa.

Los ingresos de las participadas en este semestre se han situado en 1.006 millones, impactados por la reducción del dividendo de Telefónica en el primer semestre.

En un contexto de caída generalizada de la actividad, el Grupo La Caixa ha conseguido situar el volumen total del negocio bancario en 437.247 millones, un 1,5% más, en tanto que los recursos totales de clientes han llegado a 252.885 millones, casi un 2% más con respecto a diciembre de 2011.

También ha aumentado ligeramente la cartera de créditos sobre clientes, hasta 184.362 millones, "en claro contraste con la tendencia de contracción del sector".

En cuanto a la morosidad, La Caixa asegura que su estricta gestión del riesgo le ha permitido situar el ratio de mora en el 5,64%, un porcentaje notablemente inferior a la media del sector, que se aproxima al 9%.

La cartera neta de inmuebles adjudicados era a 30 junio de 4.606 millones, con una cobertura del 43%.

Este semestre ha estado marcado también por el acuerdo de integración de Banca Cívica en CaixaBank, el banco a través del cual opera La Caixa, que pagará 977 millones de euros por la entidad fruto de la fusión de Cajasol, Caja Navarra, Caja Burgos y Caja Canarias.

La Caixa realizará esta operación mediante el canje de ocho acciones de Cívica por cinco acciones de CaixaBank, para lo que está previsto que emita 233 millones de euros de nuevas acciones.

La integración contable de ambas entidades está previsto que se produzca en el tercer trimestre de 2012.

Tras la fusión, CaixaBank se convertirá en la entidad líder en España, con unos activos de más de 357.000 millones de euros, 13 millones de clientes y una cuota de mercado media en España en depósitos del 13,7%.