La exvicepresidenta sostiene que su prioridad era evitar que España fuese rescatada

Salgado: las consecuencias de las decisiones de este Gobierno "están a la vista de todos"

La exvicepresidenta del Gobierno Elena Salgado ha afirmado hoy en el Congreso que no es quién para valorar las decisiones del actual Ejecutivo sobre el sector financiero, aunque ha dejado caer que "sus consecuencias están a la vista de todos". Durante su mandato, la prioridad "era evitar que España tuviera que ser rescatada".

La que fuera ministra de Economía y vicepresidenta del último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha destacado hoy el consenso sobre el que se basaron las sucesivas reformas financieras en ese periodo. Durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, Salgado ha afirmado que el sistema financiero español mostró una resistencia notable hasta 2009, "sobre todo comparado con los países del entorno".

Salgado ha lanzado una andanada contra el actual Gobierno, al afirmar que ella no es quién para juzgar las decisiones de sus sucesores, si bien "sus consecuencias están a la vista de todos". La exministra ha defendido la "estrategia gradual" que utilizó su equipo para afrontar el deterioro del sector financiera.

"Hay que pensar en los efectos que hubiera tenido una actuación de choque en 2009 o 2010 para España. Para España, con su endeudamiento privado y los condicionantes de su sistema financiero; no para Alemania o Gran Bretaña", ha destacado, aludiendo a países que sí afrontaron costosas recapitalizaciones. A su juicio, una estrategia de ese tipo hubiera llevado al rescate de España en noviembre de 2010. "La prioridad de mi Gobierno era que España no tuviese que ser rescatada", ha zanjado.

Dicho eso, ha considerado "legítimo" cambiar dicha estrategia por otra de choque como ha hecho el actual Ejecutivo, aunque "los resultados están ahí", ha afirmado en alusión a la escalada de la prima de riesgo y los tambores de rescate sobre el conjunto de la economía.

Riesgos sistémicos

En su intervención inicial, Salgado ha afirmado que ya en 2009 "se detectó que podía haber algunas pequeñas entidades con su viabilidad comprometida en los meses siguientes" a medida que se deterioraba la situación de los activos inmobiliarios, generando problemas que podrían llegar a convertirse en sistémicos.

Por ese motivo, el equipo económico de Salgado inició un proceso de reformas basado en el decreto de 2009 "consensuado con la oposición", y que se basaba en puntos como la minimización del dinero público a utilizar o la salida ordenada de entidades no viables, que evitaran situaciones de ""contagio, pérdida de confianza y más restricciones de crédito".

Durante su exposición inicial, Salgado ha recordado las cuatro reformas impulsadas en su mandato, que llevaron a la creación del FROB y la conversión de las cajas en bancos, entre otros hitos. "El Gobierno tomó las decisiones que correspondía tomar en ese momento económico, ya que cuando se gobierna hay que decidir en función de los datos disponibles", ha explicado.

El diputado socialista Jesús Caldera ha aprovechado el turno de preguntas para recordar que en los albores de la crisis era opinión común destacar la calidad del sistema financiero español. En este sentido, ha recordado que el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, usó el término "chapeau" para referirse a dicha calidad.