Pequeños despachos

Abriendo camino de inversión de Dubái a Perú

RLD Asociados, boutique especializada en fusiones y adquisiciones, será el primer español en Emiratos Árabes.

Rafael López-Diéguez Jr. es sin duda una proyección 2.0 del fundador de RLD Asociados, su padre, Rafael López-Diéguez Gamoneda. El benjamín de los profesionales que trabajan en esta boutique jurídica dedicada al Derecho de los negocios se desenvuelve con una naturalidad que destella en su inapelable juventud exhibiendo un completo dominio y unas competencias que desde luego no parecen sencillas de manejar.

El letrado se desenvuelve con naturalidad pero sin afectación, alternando el lenguaje internacional de los negocios con el del resto de los mortales. Expresiones como core business, due diligence o private quotes fluyen continuamente en su explicación de los servicios que ofrece RLD a sus clientes. Entre estos figuran "pymes, grandes empresas o capitales familiares" con el común denominador de buscar en este despacho la reserva de "la confidencialidad" de sus operaciones y "el trato personalizado, la identificación con su negocio que una boutique como nosotros les puede ofrecer".

Cercanía al cliente

Es tajante al afirmar que sus clientes "pueden pagarse el bufete que quieran". "Si nos eligen es porque prefieren está cercanía, el saber de verdad quién lleva sus asuntos". RLD es un bufete español tejido con mimbres anglosajones provenientes de su fundador -alto directivo de empresas norteamericanas antes de fundar el despacho- y reforzado con un sentido muy emprendedor. "Pretendemos acompañar a los inversores en todo el proceso, no solo en el asesoramiento legal", dice López-Diéguez Jr., y para ello hacen prospecciones de mercado, evalúan riesgos, buscan socios locales o magnetizan capitales a la operación.

Producto de esta filosofía proactiva están a punto de convertirse en el único despacho español con licencia para operar en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), "un privilegiado centro de operaciones con muchas posibilidades de negocio", así como una oficina propia en Perú, "el país de referencia para inversiones en Latinoamérica". El experto en fusiones y adquisiciones -M&A, para los del gremio- disuelve la cierta sorpresa apriorística de que no sean China, "un país muy cerrado para que extranjeros participen en sus empresas", o México, "ya están los grandes y es muy competitivo", sus objetivos preferentes. Lo argumenta el abogado de manera tajante: "Preferimos abrir nuevos mercados".

Trabajo "duro y vocacional"

Se encarga este joven pero absolutamente preparado abogado -su currículum de operaciones lo ratifica- de que se nos caiga el mito cinematográfico de reuniones de brókeres en tirantes afilando navajas y volando frenéticamente. "Las películas son ficción para el entretenimiento", la realidad es la de un trabajo "duro y vocacional" -después de acabar de pasar más de un mes en Malasia para cerrar una operación lo sabe con certeza- en el que "queda la satisfacción de saberse parte de la construcción de algo, en formar parte de un proyecto que ha visto la luz".

Animado en un trabajo en expansión -"crecen continuamente los capitales españoles que buscan refugio en inversiones en el extranjero"-, nos da su truco para no sucumbir ante sus dificultades. "Hay que saber luchar contra grandes decepciones para disfrutar de las grandes satisfacciones". Tomamos nota.