Deporte

El 'Hispania' y el 'Tuiga' se enfrentan un siglo después

La Semana Clásica de Puerto Sherry acoge regatas de veleros clásicos

Un siglo atrás, uno de los pasatiempos entre reyes era el de regatear con sus barcos. Algunas de aquellas competiciones con el tiempo se han convertido en míticas, como la del velero Hispania, del rey Alfonso XIII, contra su gemelo el Tuiga, de su buen amigo Luis Fernández de Córdoba, duque de Medinaceli. Una regata que se volverá a ver casi un centenar de años después en la Semana Clásica que organiza Puerto Sherry (Puerto de Santa María, Cádiz).

El rey encargó el Hispania en 1909 al constructor William Fife III, considerado en la época el mejor arquitecto naval. Actualmente el barco está considerado bien de interés cultural. Se trata de un balandro de la clase 15 metros (con eslora de 30 metros) construido en el astillero vasco Karpard de Pasajes.

Durante décadas, el barco estuvo abandonado y fue encontrado "con su quilla quebrantada, su cuadernaje corroído y su arboladura perdida, semivarado en una ribera británica que miraba al Canal de la Mancha, convertido en una precaria vivienda de un veterano marinero", cuentan en la Real Fundación Hispania, que junto a Astilleros de Mallorca lo compraron, restauraron y botaron en 2007. Pero la deuda contraída fue excesiva y se subastó, adquiriéndolo otra fundación de recuperación de botes de época, la murciana Isla Ebusitana.

El Tuiga siguió un destino similar. Fue encontrado en 1989 en un lastimoso estado y se puso en manos de Fairlie Restorations, recuperándose completamente en 1993. En 1994 lo compró el príncipe Alberto de Mónaco, llevándolo al Yacht Club monegasco. Y desde entonces ha competido en varias regatas internacionales.

Pero será ahora cuando el Hispania y el Tuiga compitan de nuevo en la modalidad match race (barco contra barco), emulando aquellas regatas por el Mediterráneo, el Canal de La Mancha o el Mar del Norte. Será el próximo martes en la Bahía de Cádiz y se podrá contemplar desde el puerto.

Pero, además, esta semana de navegación acogerá la Copa de España de Vela Clásica entre el miércoles y el próximo sábado. Volverá entonces a competir el Hispania junto a 30 embarcaciones legendarias. Allí estará también la goleta Sadko, réplica de una del siglo XVIII. Igual que el Giraldilla, que perteneció a Don Juan de Borbón, y que también ha vivido una historia de abandono y rescate. Olvidado en el estuario del Tajo fue restaurado en 2002. También navegará el pailebote mallorquín Isla Ebusitana, botado en 1856 en Palma de Mallorca con el muy religioso nombre de Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. Y estará presente además el Lady Anne, un velero privado de 1912 perteneciente a un financiero español y que cuenta con una tripulación profesional.

Puerto Sherry ha organizado simultáneamente eventos festivos como una noche de feria andaluza, el próximo viernes 27 de julio; un concierto de habaneras, el sábado; y un desfile naval conjunto con la Tall Ship Race, también de veleros de época.

Para aquellos que quieran disfrutar de la zona pueden escaparse al parque de Doñana, disfrutar las cercanas playas de Caños de Meca o Zahara de los Atunes o acudir al Hotel Sancti Petri, de cinco estrellas gran lujo, con campo de golf. Más cercanos se encuentran los hoyos de Vista Hermosa o El Puerto. Para alojarse, lo más próximo es el propio Hotel Puerto Sherry (de Hoteles Andaluces con Encanto).