No toma aún en cuenta el último ajuste fiscal, que "podría hacerse notar en el crecimiento"

El FMI extiende la recesión de España al conjunto 2013

La economía española mantendrá sus números rojos al menos hasta el próximo año. El FMI cree que el PIB caerá un 1,5% durante este ejercicio y extiende a 2013 el ciclo recesivo, cuando la actividad económica caería seis décimas. Y ello, sin tomar todavía en cuenta el ajuste fiscal de 65.000 millones de euros anunciado la semana pasada. El organismo ha expresado sus dudas sobre la voluntad real de ayuda de los socios europeos hacia España e Italia.

En su revisión trimestral de su World Economic Outlook (perspectivas económicas globales), el FMI constata el empeoramiento de las tensiones soberanas y de los mercados financieros en la periferia de la zona euro, "situadas cerca de los niveles de 2011". El fondo encuentra riesgos notables en los retrasos o la eventual insuficiencia de la acción política para resolver la crisis de la Unión Económica y Monetari. Así, las decisiones adoptadas en la cumbre de junio son "pasos en la buena dirección", aunque deberán implantarse a tiempo y complementarse con "progresos adicionales en la unión bancaria y fiscal".

El crecimiento global del primer trimestre superó en un cuarto de punto al esperado por el fondo, alcanzando el 3,6%, en parte por el impacto positivo del programa de refinanciación del Banco Central Europeo (LTRO), cuyo efecto se ha diluido en los últimos meses. En cambio, en el segundo trimestre el FMI observa un empeoramiento de los indicadores.

Las nuevas previsiones apuntan a una caída de actividad de tres décimas para la zona euro en 2012 (sin cambios respecto a abril), y rebajan en dos el crecimiento esperado para el año que viene, que ahora se limita al 0,7%.

En España, la mejora de las expectativas para este año (que no impiden una caída de PIB del 1,5%) no compensan en absoluto el descalabro esperado para 2013: en vez de crecer un 0,1%, la actividad empeorará en siete décimas. El mimo foco de luz que ofrece el FMI se sitúa a finales del próximo ejercicio, cuando el PIB crecería un 0,6% en términos interanuales.

El último paquete de ajustes, "en estudio"

En lo relativo a España, el informe del FMI adolece de no haber tomado en consideración el drástico ajuste fiscal anunciado por el Gobierno de Mariano Rajoy la semana pasada, y que supone una detracción de 65.000 millones de euros entre subidas de impuesto y recortes de gastos durante dos años.

Thomas Helbling, director del área de investigación del FMI, ha explicado en rueda de prensa que ese paquete fiscal "está siendo estudiado" por los expertos del organismo internacional. En todo caso, Helbling ha avanzado que "las estimaciones preliminares apuntan a que ese ajuste adicional reducirá en cierto modo el crecimiento" y que sus repercusiones "se sentirán en 2013", un ejercicio en el que el FMI ya espera un descenso de actividad de seis décimas.

Debilidad en EE UU, desaceleración en los emergentes

Las nuevas previsiones del FMI extienden al conjunto del planeta sus sombras sobre la recuperación económica. De hecho, según ha recordado Blanchard, el 3,6% del PIB esperado para este año es el menor crecimiento global del último decenio, si se exceptúa 2009.

Respecto a Estados Unidos, el fondo espera un crecimiento marginalmente menor el que vaticinaba hace tres meses: tras recortarlos una décima, los crecimientos se limitarían al 2% este año y al 2,3% en 2013, "unos niveles que apenas servirán para recuperar empleo".

En cuanto a los países emergentes, el pulmón que ha posibilitado la tibia recuperación de 2010 y 2011, también sufren recortes menores, para situar su crecimiento medio en el 5,6% y el 5,9% este año y el próximo. Pese a una cierta desaceleración, China prevalece como el gran motor global, al esperarse aún crecimientos superiores al 8%.