450.000 nombres y contraseñas de correo han sido sustraidos

Yahoo! admite el robo de datos personales

La empresa de internet Yahoo! ha admitido este jueves haber sufrido el robo de hasta 450.000 nombres y contraseñas de correo electrónico de un "archivo antiguo", después de que un grupo de piratas informáticos publicara datos en una web de acceso público.

Uno de los edificios de Yahoo en California
Uno de los edificios de Yahoo en California

"Confirmamos que un archivo antiguo de la red de Yahoo! Contributor, que contiene aproximadamente 450.000 nombres y contraseñas de usuarios propios y de otras compañías, fue puesto en peligro ayer, 11 de julio", ha asegurado una portavoz de la compañía, Stacey Liou.

La compañía no ha informado, sin embargo, si se trata de un robo a nivel mundial o las cuentas de los países afectados, y ha afirmado que prosiguen las investigaciones. La empresa calcula que el robo informático afecta a menos de un 5% de los usuarios con contraseñas válidas.

En un comunicado, Yahoo! explica que está trabajando para determinar la afectación de la entrada en el archivo de datos privados, cambiar las contraseñas de los usuarios de Yahoo! afectadas y notificar a las empresas qué usuarios se han visto expuestos.

Aunque es difícil de acceder para los internautas comunes, un grupo de piratas informáticos exhibió en un dominio público algunos de los datos. Los hackers aseguraron en el dominio que es una llamada de atención para denunciar un sistema débil de protección de datos en una de las tres mayores empresas de correo electrónico del mundo, según detallaron medios estadounidenses especializados en tecnologías. Yahoo! es uno de los tres gigantes del correo electrónico mundial, junto a GMail, de la firma Google, y a Hotmail, de la multinacional Microsoft.

La empresa Yahoo!, a través de sus portavoces, pide a sus usuarios que cambien sus contraseñas para evitar complicaciones y consulten los consejos de seguridad publicados en su páginas web.

Hace un mes, la filtración de contraseñas de la red de uso profesional LinkedIn desencadenó el temor de otros portales a que las claves de sus usuarios fueran pirateadas. En 2011, PlayStation Network sufrió también un ataque pirata, que mostró la vulnerabilidad de algunos de los datos que los usuarios comparten entre ellos en la red.