TRIBUNA

La tributación de las primas de la selección

Tras la consecución de la Eurocopa, se han sucedido las especulaciones acerca del tratamiento tributario que habrá de darse a la prima que recibirán los integrantes de la selección nacional. Las explicaciones que siguen permitirán a la opinión pública tener un conocimiento más riguroso de la cuestión.

En primer lugar, debe considerarse que todos los jugadores residentes en España están sujetos al IRPF, lo que les obliga a tributar por cualesquiera rentas que hayan percibido, dentro o fuera de nuestras fronteras. Ahora bien, también se ha de tener presente que en los casos en los que las rentas se han generado en el extranjero, la potestad tributaria de España (Estado de residencia) se ha de cohonestar con la de los países en los que se hayan producido dichas rentas (Estado de la fuente). En este caso, la prima obtenida por los jugadores trae causa de la obtención de un campeonato que se ha desarrollado en Polonia y Ucrania, con lo que habrá que atender a lo dispuesto en su normativa tributaria y en el correspondiente convenio para evitar la doble imposición (CDI). En este sentido, sostenemos que, a pesar de que la final se celebrara en Kiev, no puede entenderse que la prima se ha generado exclusivamente en Ucrania.

Desde nuestro punto de vista, resulta más adecuado entender que tanto Polonia como Ucrania han de reputarse como Estados de la fuente, toda vez que se han disputado partidos (imprescindibles para el resultado final) en los dos países. Un criterio para establecer qué parte de esa renta se ha generado en cada país es atender al número de partidos que la selección ha jugado en cada uno de ellos. En la medida en que La Roja ha jugado la mitad de los partidos en cada uno de los países, puede entenderse que el 50% de la renta se ha generado en Polonia y el otro 50% en Ucrania. Como veremos, el régimen de tributación de la parte de la prima obtenida en Ucrania es muy diferente del relativo a la parte obtenida en Polonia, como consecuencia precisamente del CDI aplicable en cada caso.

Respecto al CDI España-Polonia, su artículo 17 permitiría a Polonia sujetar a tributación la parte de la prima generada en su territorio. En consecuencia, los jugadores residentes en España tendrían que pagar en Polonia lo que disponga la normativa de ese país, sin perjuicio de que Polonia pueda decidir declarar esa renta exenta, que es lo que según la prensa probablemente sucederá. Desde la perspectiva de la tributación en el IRPF, el artículo 23.1.a) del CDI establece que dicha renta estará exenta en España, si bien el convenio permite que España tenga en cuenta su importe para calcular el tipo de gravamen de IRPF que soportan los jugadores (exención con progresividad). Sin embargo, esto no tendrá efectos significativos para estos jugadores, ya que seguramente se encuentran ya en el tramo superior de la tarifa del IRPF.

La tributación de la parte de la prima generada en Ucrania se rige por el CDI que firmó España con la antigua URSS. Según su artículo 12.5, Ucrania puede someter a tributación esta renta. De nuevo, el impuesto que tendrán que pagar allí los jugadores es el que establezca la normativa ucraniana, todo ello sin perjuicio, al igual que en el caso polaco, de que este país pueda decidir declarar esa renta exenta. En cambio, desde la perspectiva de la tributación en España, este CDI no establece en su artículo 16 una exención. Eso significa que la parte de la prima generada en Ucrania tributará en el IRPF de los jugadores, si bien podrán deducirse en la cuota el impuesto que paguen en Ucrania. Como probablemente no pagarán, no se deducirán nada por este concepto en el IRPF.

En el caso de que ni Ucrania ni Polonia exijan impuesto alguno a los jugadores residentes en España -aunque podrían hacerlo según los CDI-, el régimen tributario final sería el siguiente: la mitad de la prima -la originada en Polonia- estará exenta en el IRPF y, en cambio, la otra mitad -la ucraniana- tributará normalmente en el IRPF.

Así, no sorprendería que algunos de nuestros futbolistas tuvieran interés en argumentar que el Estado de la fuente ha de ser Polonia, a fin de que la prima quede completamente exenta en España. Por el contrario, es presumible que la Administración española porfiará para que se considere a Ucrania como único Estado de la fuente, con el propósito de que toda la renta tribute en nuestro país. A nuestro juicio, lo más adecuado sería considerar que ambos países son Estados de la fuente y que, por tanto, se debe entender que la mitad de la prima se ha generado en Polonia y la otra mitad en Ucrania.

César Martínez Sánchez / Félix Alberto Vega Borrego. Profesores de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad Autónoma de Madrid