El dictamen no impedirá que la medida se aplique este año.

El Constitucional portugués considera discriminatorios los recortes salariares

Las medidas adoptadas por el Gobierno luso en los recortes salariales aplicados a funcionarios públicos y pensionistas, han sido rechazadas por el Tribunal Constitucional.

El Tribunal Constitucional de Portugal considera discriminatorios los recortes salariales a funcionarios y pensionistas y no al sector privado.

Por este motivo, El Constitucional ha divulgado hoy un dictamen que obligará al Gobierno portugués a adoptar nuevas medidas de austeridad extendidas a la empresa privada, para cumplir en 2013 la reducción del déficit fiscal comprometida en el rescate financiero que obtuvo el año pasado. Esta decisión no impedirá que la medida se aplique este año.

Desde 2012, y en principio hasta 2015, se han suspendido las pagas extraordinarias de verano y navidad a los trabajadores públicos y pensionistas, como parte del paquete de medidas aprobadas por el Gobierno de Pedro Passos Coelho. La medida, que supone un ahorro de cerca de 2.000 millones de euros, fue calificada como "temporal" por el Gobierno luso, que manifestó su confianza de eliminarla de forma gradual a partir de año 2015, aunque sin comprometer una fecha concreta para la recuperación completa de ambas pagas.

A raíz de una petición presentada el pasado 19 de enero por 25 diputados lusos, en oposición a los recortes, el Constitucional ha promulgado, a día de hoy, un dictamen donde se indica que los recortes suponen "la imposición de un sacrificio adicional que no tiene equivalente para el resto de ciudadanos", apelando así al "principio de igualdad" a la hora de ayudar a sustentar las cuentas públicas.

Desde el Gobierno, el primer ministro portugués, en un breve comentario a medios lusos, consideró que los presupuestos del Estado para 2013 deberán incluir medidas de ahorro "equivalentes" a la cuestionada por el Tribunal y aplicables a todos los ciudadanos y no solo a los funcionarios.

Desde los sindicatos portugueses y la otra gran fuerza de la izquierda parlamentaria, el Partido Comunista, se cuestionó hoy que la decisión del Tribunal no haya invalidado este mismo año los recortes si los considera inconstitucionales.

Portugal puede tener dificultades para cumplir este año su objetivo de dejar el déficit fiscal en el 4,5 % por la reducción, menor de lo esperada este año, del desequilibrio entre gastos e ingresos del sector público.

La fuerte caída del consumo en el país ha derivado en un descenso cercano al 3 % de los ingresos recaudados por el Estado vía impuestos durante los cinco primeros meses del año.