En contra de lo aprobado la semana pasada en la cumbre

Finlandia y Países Bajos bloquearán la compra de bonos por el MEDE

Finlandia y Países Bajos ponen las primeras bloquearán que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), previsto para este mes pueda adquirir deuda soberana de la zona euro en los mercados secundarios al estilo de las compras que ha llevado a cabo el BCE.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, junto al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso
El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, junto al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso

Los líderes de la zona euro pactaron la semana pasada adoptar medidas para proteger la unión monetaria y rebajar los costes de financiación para España e Italia. Una de esos puntos era que los fondos de rescate puedan intervenir en los mercados de deuda, tal y como reclamaban España e Italia. Sin embargo, los países comienzan ahora a acotar los límites del acuerdo, sobre todo tras el triunfalismo que se ha desatado en estos dos países. Helsinki asegura que esta sería una forma "ineficiente de estabilizar los mercados". "El primer ministro dijo el viernes que no está a favor de comprar bonos", completó el portavoz del ministro de Finanzas holandés, Niels Redeker.

El Gobierno finlandés y el primer ministro holandés han advertido hoy que bloquearán la posibilidad de que el MEDE; el fondo de rescate previsto para este mes, compre deuda en el mercado secundario, al estilo de los programas de compra de deuda que el BCE llevó a cabo durante el pasado año y que abandonó hace ya 15 semanas.

El primer ministro italiano, Mario Monti, junto con su aliado Mariano Rajoy, trató de lograr durante la cumbre que el fondo de rescate pudiese actuar tal y como hace el BCE, es decir, que pueda intervenir en el secundario sin tener que retratarse solicitándolo. No lo logró. Lo que sí arrancaron los dos países fue una relajación de las condiciones para esta inyección de dinero, toda vez que el MEDE y el FEEF ya podían adquirir deuda, previo pacto de unas condiciones.

La decisión de adquirir bonos soberanos en los mercados secundarios a través del MEDE requeriría unanimidad, algo improbable ante la oposición de Finlandia y Países Bajos, según refleja un informe del Gobierno finlandés remitido al Parlamento del país escandinavo. Berlín ha contado con el respaldo constante de los Gobiernos de Holanda, Austria y Finlandia para rechazar cualquier paso hacia la mutualización de la deuda europea.

Por su parte, la Comisión Europea ha eludido valorar la amenaza de Finlandia de bloquear la compra de deuda por parte del mecanismo europeo de estabilidad. El nuevo portavoz de Asuntos Económicos, Simon O'Connor, se ha limitado a explicar que la decisión de activar la compra de deuda debe adoptarse por unanimidad de los países del euro, excepto en los casos en que sea necesario actuar "de forma urgente para salvaguardar la estabilidad de la eurozona". En esta situación, el fondo puede ponerse en marcha por una decisión de los Estados miembros que representen el 85% del capital suscrito.