El sector pierde un 8,2% en el primer semestre

El mercado automovilístico pierde un 12% en ventas en un año

La venta de automóviles se debilita progresivamente. En junio se matricularon 73.258 coches en España, un 12,1% menos que en el mismo mes del año pasado, y durante el primer semestre de 2012, se vendieron 406.070 coches, un 8,2% que en el mismo periodo de 2011.

Las ventas de coches se desploman otra vez en mayo tras caer un 8,2
Las ventas de coches se desploman otra vez en mayo tras caer un 8,2

Las asociaciones de fabricantes (Anfac) y de vendedores de coches (Ganvam), que han difundido los datos hoy, han anunciado que prevén que la venta de vehículos está en los niveles de 1993 y que "apenas alcanzará" las 750.000 unidades en 2012, casi la mitad de las ventas de hace cinco años, cuando llegaron a los 1,6 millones.

La venta a particulares acumula dos años de descensos. Se contrajo un 10,6% en el primer semestre de 2012 respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que el mes de junio presenta una caída del 14%, tras la venta de 30.366 unidades.

Ninguna Comunidad Autónoma registra datos positivos. Canarias lidera las caídas con un 21,1% menos de ventas en el primer semestre del año que en el mismo periodo de 2011 seguida de Extremadura, con un 20%, y Cantabria, un 16% menos de coches matriculados. Las que menos pierden son Madrid (3,8%), Murcia (5,2%) y Cataluña (5,4%).

Durante el último año, solo en agosto de 2011 y en enero de este año han aumentado las ventas, con un incremento del 5,9% y un 2,5%, respectivamente, en comparación con los meses anteriores.

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, que representa a 4.600 concesionarios y servicios oficiales y 3.000 compraventas, "el tráfico de visitantes a los concesionarios españoles bajó un 30% en los primeros meses del año debido a factores macroeconómicos como la crisis de la demanda interna, el agravamiento de la recesión o la falta de crédito, pero también a causa de la incertidumbre que genera la rumorología en torno a medidas como un el posible céntimo verde, la reducción de los límites de velocidad, la creación de nuevos peajes o incluso la próxima subida del IVA, lo que desincentiva tanto el uso como la compra de nuevos vehículos".