Su negocio de suelo y viviendas

Colonial pretende segregar Asentia para registrar beneficios

Inmobiliaria Colonial está buscando la fórmula para desvincular patrimonialmente del grupo la actividad de su filial Asentia, que concentra el negocio promotor y de suelo, para que los números negativos de esta sociedad no lastren los resultados de la compañía.

El presidente de Colonial, Juan José Brugera, y el consejero delegado, Pere Viñolas, han explicado este jueves que la compañía separó hace tiempo la actividad estratégica de la no estratégica, que concentró en Asentia, que asume ahora la función de un banco malo.

Sin embargo, los resultados de Asentia siguen siendo consolidables al grupo inmobiliario, que en este primer trimestre ha vuelto a los números rojos, al registrar unas pérdidas de 13 millones de euros, debido, principalmente, al impacto contable atribuible de esta filial.

"Aunque lo tengamos provisionado, somos propietarios de la compañía y si Asentia tiene pérdidas nos vemos afectados. La filial puede ensombrecer lo que pasa en el negocio ordinario", ha declarado el consejero delegado de Colonial, que centra su actividad en el alquiler de oficinas en zonas prime de Barcelona, Madrid y París.

El objetivo del grupo, pues, es desvincular patrimonialmente Asentia de Colonial, que, no obstante, continuaría haciéndose cargo de la gestión de la filial.

Viñolas ha advertido, sin embargo, de que ejecutar esta operación "no es sencillo" y, aunque la compañía está trabajando ya en ello, seguramente no será aplicable "de inmediato".

De cara al presente ejercicio, el consejero delegado ha hecho un llamamiento a la "prudencia y cautela" y ha señalado que "mientras el banco malo esté en la esfera de la consolidación del grupo", es probable que Colonial registre nuevamente una "evolución negativa", frente al beneficio de 15 millones de euros que obtuvo en 2011.

"Hasta el momento los resultados son bastante correctos, pero hemos querido resaltar la prudencia porque pensamos que va a seguir siendo un año de gran complejidad", ha precisado Viñolas.

Los directivos de Colonial han afirmado que la compañía está haciendo un "correcto trabajo de gestión de negocio" y que el activo está saneado y funcionando correctamente, aunque el pasivo del grupo, que asciende a más de 3.300 millones, "sigue siendo un elemento pendiente de darle una corrección final", porque "sigue siendo excesivo".

"Esperamos poder ofrecer mejoras en el futuro", ha puntualizado Viñolas, que ha incidido en que Colonial "paga con total normalidad los intereses" y está cumpliendo "a la perfección" sus obligaciones con la banca.

Aun así, el grupo deberá renegociar su deuda "en algún momento antes de 2014", que es la fecha en que está previsto que venza.

Colonial ha celebrado hoy su junta ordinaria de accionistas, que ha transcurrido con "normalidad" y en la que se han aprobado las cuentas de 2011 y la gestión del equipo de dirección.