Ambos países paralizan el acuerdo para inyectar 120.000 millones

España e Italia bloquean el plan de crecimiento para forzar ayudas a la deuda

La cumbre europea esperaba aprobar un plan de inversión para reactivar el crecimiento y el empleo, acordado ya la pasada semana por los cuatro países más grandes de la UE -Alemania, Francia, Italia y España-. Pero, por ahora, el visto bueno al pacto se retrasa. Italia y España se niegan a respaldarlo mientras no se aporten soluciones a sus problemas de la deuda.

La cumbre europea esperaba dar este viernes un respaldo a las debilitadas economías de la zona con la aprobación de un plan para impulsar el crecimiento, que estará dotado de 120.000 millones de euros, una cifra que representa el 1% de la riqueza bruta de la UE. Pero, de momento, no hay acuerdo porque Italia y España se niegan a respaldarlo mientras no se dé una solución a su problema de la deuda.

De esta cantidad, 55.000 millones de euros procederán de los fondos estructurales europeos. Pero el pilar fundamental será el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que espera obtener una capacidad de financiación adicional de 60.000 millones gracias a una ampliación de capital de 10.000 millones. La ampliación permitirá al BEI mantener su máxima calificación crediticia. A este paquete hay que sumar otros 4.700 millones de euros de los denominados bonos proyecto.

El Consejo de hoy también ha permitido un primer debate sobre los futuros presupuestos comunitarios (2007-2013). La delegación española ha defendido que no se recorte la política agrícola común (PAC) y que en el reparto de los fondos estructurales se tome en cuenta el impacto de la crisis actual.

Por otra parte, el Consejo Europeo podría nombrar este viernes al sucesor de José Manuel González Páramo en el BCE, que no será español. España tampoco lograría la presidencia del fondo de rescate.