La prima se mantiene por encima de 530 puntos

El mercado aguarda la cumbre con máxima tensión

El diferencial de la deuda española sobre la alemana ha repetido por encima de los 530puntos básicos. El Ibex ha subido el 2,12%, aunque con un volumen de contratación bajísimo, lo que da cuenta de que el inversor final sigue fuera del mercado. La tensión se mantiene en zona de máximos.

Operador en el parqué de la Bolsa de Nueva York
Operador en el parqué de la Bolsa de Nueva York

La Bolsa cotizó en verde después de dos jornadas de castigo. El Ibex, tras abrir con alza del 0,76% y volver a los números rojos, cerró con una subida del 2,12%, a la altura de los 6.666,90 puntos. La apertura levemente alcista de Wall Street contribuyó al repunte.

El futuro de la zona euro fue el principal factor sobre la mesa de los inversores, un día antes de que empiece la cumbre de jefes de Gobierno que debería determinar una mayor integración fiscal y financiera, según el documento enviado ayer por el Eurogrupo a los países miembros.

Las aparentes discordancias entre las posturas alemana y francesa han debilitado la mejora de los mercados de la semana pasada. Por este motivo el mercado aguarda el resultado de la reunión de esta noche entre Hollande y Merkel, que en todo caso concluirá tras el cierre de los parqués europeos. Las Bolsas, por lo general, repuntaron en Europa apoyadas en el sector bancario.

La prima de riesgo sigue en tensión, por encima de los 530 puntos básicos. El bono a 10 años cotiza próximo al 7%. El comportamiento de la renta fija, que continúa en zona de máximos, da cuenta de que la desconfianza a lo que pueda suceder es absoluta.