Reitera que el banco no necesita un rescate

El Banco Popular muestra su "repulsa" hacia las ayudas públicas a la banca

El vicepresidente de Banco Popular, Roberto Higuera, ha mostrado hoy su "absoluta repulsa" hacia cualquier entrada de dinero público en empresas privadas, como los bancos, ya sea a nivel estatal o europeo.

Durante su intervención en un curso sobre la crisis del euro en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), el vicepresidente de Banco Popular, Roberto Higuera, ha asegurado que "la empresa privada casa mal con la empresa pública" y por eso el banco no quiere ningún tipo de ayuda.

El Banco Popular ya avanzó hace unos días que no acudiría al crédito que ha puesto la Unión Europea a disposición de los bancos españoles para su recapitalización y, en línea con esta afirmación, Higuera ha asegurado que el banco hará "lo que tenga que hacer" para cumplir con las exigencias de la normativa.

Por otra parte, Higuera ha calificado de "feroz" la actuación de las agencias de calificación de riesgos y ha cuestionado sus métodos, un día después de que Moody's rebajara la nota crediticia del banco.

En su opinión, el hecho de que esta rebaja llegue cuando el sector está pendiente de conocer los detalles de la ayuda europea a la banca afecta a la confianza y a los mercados, al igual que la coincidencia en el tiempo de varias reformas financieras.

Higueras ha rechazado que el sector financiero sea el culpable de la crisis del euro, sino su "víctima", como demuestra el hecho de que las agencias de calificación bajen la nota primero al país y luego a los bancos.

En tanto, ha dicho que teme que las condiciones del rescate al sistema financiero "puedan dejar a la banca española en una posición de desventaja respecto al resto de Europa". Higuera ha afirmado que una parte de las condiciones que impondrá el Eurogrupo por la concesión de las ayudas sí afectará a todas las entidades, aunque espera "que no a todas por igual".

Aunque ha admitido desconocer en qué se van a basar esas exigencias, el directivo ha apuntado que "Europa busca una reducción del apalancamiento de cajas y bancos al 120%", y ha asegurado que España podrá cumplir con esas exigencias "porque tiene un sistema financiero fuerte y de los menos endeudados de la zona euro".

Además, Higuera confía en que todas las entidades que recibirán dinero por parte de las instituciones europeas devolverán "en gran medida" esos créditos, "porque si a Banco Popular no le gusta la idea de cualquier intervención pública, al resto le pasará igual".

Por otro lado, el vicepresidente de la entidad presidida por Ángel Ron ha señalado de que la banca española "está completamente desnuda ante el panorama internacional", y se ha quejado de que "países como Italia o Alemania han protegido a parte de su sistema financiero y no le han sometido a test de estrés, por lo que no se sabe realmente cómo están esas instituciones".

"En todo sistema financiero siempre hay entidades más fuertes y más débiles, y cuando se crea una situación macroeconómica de incertidumbre son las segundas las que más sufren", ha matizado el directivo, quien ha asegurado que "el hecho de que hayan metido a todos los bancos en el mismo saco ha generado una pérdida de perspectiva sobre quiénes están bien y quiénes no".