El ministro explica el rescate bancario en el Congreso

Guindos: se va a exigir a las entidades rescatadas la segregación de activos problemáticos

El Ministro de Economía, Luis de Guindos, comparece en la Comisión de Economía del Congreso para hablar de la petición de ayuda europea. Ha señalado que la Comisión Europea pretende que a las entidades nacionalizadas se les pida la segregación de activos problemáticos. El acuerdo con Bruselas estará listo "a primeros de julio".

Luis de Guindos durante su comparecencia en el Congreso.
Luis de Guindos durante su comparecencia en el Congreso.

Luis de Guindos ha explicado durante su intervención en la Comisión de Economía y Competitividad del Congreso de los Diputados la petición de ayuda financiera a Europa. Guindos ha explicado que se están llevando a cabo negociaciones con la Comisión Europea centradas en dos aspectos: los términos de la línea de crédito y las condiciones que se van a exigir al sector financiero.

En cuanto al primber bloque, Guindos ha señalado que los términos serán más favorables que los que obtendría el FROB en el mercado y de otros ocurridos en el pasado.

En cuanto al segundo bloque, el ministro ha asegurado que se exigirá a las entidades que reciban ayuda la presentación de un plan para la reestructuración (que ya se exige). Además habrá condiciones horizontales que se aplicarán para fortalecer las entidades y corregir las vulnerabilidades existentes. A las entidades que pidan ayuda se les pedirá la segregación del balance de activos problemáticos. En este contexto, la Comisión ha adelantado su preferencia por exigir a las entidades la segregación de los activos no problemáticos de los problemáticos, a fin de facilitar la transferencia de estos últimos fuera de balance.

En un plazo de 15 días desde la finalización de esta nueva prueba, las entidades deberán remitir un plan de recapitalización que asegure la viabilidad de la entidad al Banco de España, que actuará de forma coordinada con la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.

Los planes basados en una estrategia de recapitalización con financiación privada serán aprobados sin requerimientos adicionales. Los planes que requieran financiación pública y sean creíbles deberán además incluir un programa de reestructuración que sea compatible con las reglas de ayuda de Estado de la Unión Europea.

Guindos ha asegurado que la decisión del Eurogrupo es una muestra del apoyo "firme y contundente" de los socios europeos a España y a las reformas emprendidas.

Según Guindos, los problemas del sector financiero están muy limitados. "El sector financiero español se encuentra por lo general sano", ha asegurado, y los problemas se centran en un "grupo de bancos" que han recibido apoyo del FROB o han sido intervenidos.

El ministro ha concluido su comparecencia con una reflexión: "Si algo positivo podemos obtener de esta crisis, es reconocer que en el pasado hubo errores muy graves. Es ahora cuando se están corrigiendo y además, se están sentando las bases para que esta situación no vuelva a producirse en el futuro".

Se trata de la segunda intervención de De Guindos en el Congreso para hablar de este tema, después de la del pasado 13 de junio, cuatro días después de que el Eurogrupo habilitara para la banca española una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros. En aquella ocasión, el ministro dijo que la ayuda "no se vinculará a ningún programa de ajuste económico y no habrá condiciones adicionales de política fiscal ni de reformas estructurales".

Por último, el ministro ha asegurado que "lo antes posible" y antes de finales de julio volverá a comparecer en el Congreso de los Diputados para seguir dando cuenta de la ayuda europea a la banca española.

De Guindos confía en que se sienten las bases de la unión bancaria y fiscal en la cumbre de la UE

El ministro de Economía confía en que la cumbre de líderes europeos que se celebra el próximo jueves y viernes en Bruselas sirva para sentar las bases para la unión bancaria y fiscal de la UE, que conllevará en un futuro al cese de una mayor soberanía nacional. "En esa cumbre nos estamos jugando una parte muy importante del futuro del euro", ha advertido De Guindos.

El ministro ha explicado que los mercados de capitales en la unión monetaria se han renacionalizado, lo que ha hecho que las diferentes entidades se hayan vuelto a centrar en sus estados. "Es un paso atrás muy importante porque cuando el euro se lanzó, permitió un proceso de integración financiera enorme y eso estuvo detrás del éxito del euro", ha afirmado.

Por eso, en su opinión, la cumbre de esta semana será fundamental para establecer hitos en la unión bancaria y para que haya un plan concreto y específico de unión fiscal que conllevará la cesión de soberanía nacional. Una vez sentadas las bases, el plan para lograr una unión fiscal y bancaria se tendrá que complementar en los próximos meses, con el fin de dar pasos decisivos para corregir "errores de la construcción europea".

En el caso de la unión bancaria, los supervisores nacionales cederán competencias a uno europeo, y se desarrollará un fondo de garantía y otro para los procesos de recapitalización. Es ahí donde se abre la posibilidad de que haya inyecciones directas a los bancos, sin pasar por los Estados.