La prima de riesgo continúa su descenso y se sitúa en 507 puntos

El respaldo del G-20 a Europa suaviza la tensión sobre la deuda española

Los mercados sumaron otro día de relativa calma. La prima de riesgo española bajó cinco puntos básicos, hasta los 507, y el Ibex recortó el 0,33%. La posibilidad de compra de deuda por parte del fondo de rescate europeo y el respaldo del G-20 a Europa han puesto freno a una escalada de castigo desenfrenado sobre los países periféricos. También influyó el buen resultado de la subasta del Tesoro, que colocó bonos por encima del importe previsto aunque a un precio más caro.

Aunque con resultados diferentes, deuda y Bolsa concluyeron otra sesión de relativa calma. La prima de riesgo finalizó en 507 tras una caída de cinco puntos básicos. El Ibex, por su parte, cedió el 0,33% con poco volumen de contratación y después de varios intentos durante la sesión de mantener una subida. La relajación de las dos últimas sesiones ha borrado la tensión vivida en las dos primeras de la semana que condujeron el diferencial de España sobre Alemania hasta el récord de 589 en medio de una desconfianza absoluta de los inversores hacia la economía en general, y del sector bancario en particular.

Prem Trappar, director de inversiones en España de BNP Gestión, considera que el punto de inflexión en la tendencia de los mercados la ha puesto el G-20. "El comunicado ha sido muy positivo. Después de muchas opiniones y algunas contradictorias durante más de tres años, parece que hay algo más de consenso de que se debe hacer algo, de que el euro no se debe dejar caer. Tenemos una Unión Europea con cimientos débiles que hay que reforzarlos y estamos en el camino hacia la convergencia fiscal y de la instalación de un mecanismo para la financiación futura de países con problemas". Para el experto, y para otros muchos, las semanas que vienen serán decisivas para la toma de decisiones. Ayer hubo Eurogrupo, donde el ministro de Economía Luis de Guindos, avanzó que en los próximos días solicitará de forma oficial el rescate a la banca y que en un mes se conocerán los detalles del mismo. Mientras tanto, el Eurogrupo estudia la posibilidad de algún tipo de actuación para calmar al mercado de deuda y relajar la prima de riesgo. Entre las posibilidades, está la compra masiva de bonos por parte del fondo de rescate, algo que podría ser extensible a Italia.

Por otra parte, hoy se celebrará la minicumbre europea del crecimiento entre Rajoy, Merkel, Hollande y Monti, y para finales de mes tendrá lugar la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, en la que se sentarán las bases para la integración fiscal y bancaria, y para los eurobonos.

Bankia encabezó las subidas de la banca mediana con una ganancia del 9,76%

Ayer hubo también otra cita importante, aunque tuvo lugar con los mercados europeos ya cerrados. El Gobierno anunció las conclusiones de las firmas independientes Oliver Wyman y Roland Berger, que reflejan unas necesidades de capital para los bancos españoles de un máximo de 62.000 millones de euros en el escenario más adverso.

Antes de conocerse este resultado, el veredicto del sector financiero fue positivo, con fuertes subidas sobre todo para las entidades medianas, las más penalizadas durante la crisis. Bankia avanzó el 9,76%; Bankinter, el 3,6%; Sabadell, el 4,3% y Popular, el 3,5%. Por su parte, Santander y CaixaBank subieron el 0,04% y 0,4%, y BBVA restó el 0,51%.

Los mercados españoles vivieron una jornada de relativo respiro en parte por el resultado de la última subasta del Tesoro. El erario adjudicó a los inversores 2.200 millones de euros con fuerte demanda, pero a un tipo de interés al 6% en el caso del bono a cinco años. En el mercado secundario, la deuda a 10 años cerró ayer el 6,6%; el lunes sobrepasó el 7%. Tras conocerse el balance, la prima de riesgo llegó a bajar hasta los 490.

El resto de los mercados europeos siguió un comportamiento muy similar. El riesgo italiano repuntó, pero solo 6 puntos, hasta situarse en 421. La Bolsa de Milán subió el 0,14%. En Grecia la situación permanece tranquila tras la formación del nuevo Gobierno. El principal indicador de la renta variable de Atenas avanzó el 2,09% en la última sesión.

La referencia más preocupante de la jornada para los inversores se produjo en China. La lectura preliminar del índice PMI lo sitúa en 48,1 puntos en junio (por debajo de 50 implica contracción), lo que refleja una caída de la actividad manufacturera por octavo mes consecutivo.

Fuerte caída en Wall Street

La Bolsa de Nueva York cerró la jornada con fuertes caídas tras conocerse un informe de Goldman Sachs en el que aconsejaba situarse bajista en el índice S&P 500, señalando un recorte potencial del 5% sobre los niveles actuales. La recomendación agudizó las pérdidas en Wall Street, que horas antes había recibido dos datos que cuestionaban la recuperación de la economía estadounidense: la venta de viviendas usadas y la caída de las manufacturas de la región de Filadelfia. El S&P 500 bajó un 2,23% y el Nasdaq, el 2,44%. El Dow Jones firmó su segunda peor sesión del año al caer un 1,96%.

España paga un 6% por emitir bonos, el interés más alto en 15 años

El Tesoro español cumplió ayer con sus objetivos de emisión de deuda, pero lo hizo a un interés netamente superior. La emisión más cara fue la de bonos a cinco años, que se saldó con un interés medio del 6,072%, el más alto desde 1997. El efectivo adjudicado por el Tesoro fue de 616,2 millones de euros y el ratio de cobertura, 3,44 veces. El tipo medio de la subasta previa, celebrada en mayo, fue del 4,96%.

El Estado ha hecho otras dos colocaciones en bonos a tres años, aunque una de ellas era de una emisión antigua y tiene una vida residual de dos años, vence en julio de 2014. Esa emisión se colocó a un interés del 4,7%, frente al 2,2% anterior. El volumen efectivo adjudicado ascendió a 686,7 millones, con un ratio de cobertura de 3,97 veces.

La última oferta fue de bonos con vencimiento en julio de 2015. El interés al que se colocó fue del 5,45%, frente al 4,91% de la subasta anterior. El saldo efectivo colocado fue de 895,8 millones, con un ratio de cobertura de 3,18 veces. Es decir, el Tesoro colocó 2.199,4 millones de euros, por encima del objetivo máximo fijado.

Pese al incremento de la rentabilidad exigida al Tesoro por los inversores, los analistas valoraron positivamente la colocación. "El Tesoro ha conseguido superar con facilidad otra prueba de estrés", afirman desde Banco Madrid. "Una mala subasta nos habría situado en una situación límite", advierten desde esta entidad.