Bankia lleva el déficit de 2011 al 9,3%

El déficit fiscal de España es una carrera desenfrenada de sorpresas. En 2011 no era del 6% como rezaba el compromiso de Salgado y ella perjuraba que lograría España todavía en noviembre; no era del 8% como dijo inicialmente Montoro; no era del 8,51% como certificó después; no era del 8,9% como brotó tras la sorpresa de las comunidades autónomas. Es del 9,3% por la conversión en capital del crédito de 4.465 millones de 2010 a Bankia.

Aunque Bruselas no lo tiene aún computado, sí tiene conocimiento de que España hará una última actualización de su desempeño fiscal en 2011, con un déficit definitivo que rondará el 9,3% del Producto Interior Bruto. Tras la afloración de déficit en las comunidades autónomas por el barrido de facturas que Hacienda hizo con el sistema de pago a los proveedores, en el que Madrid, Valencia y Castilla León colocaron el déficit en el 8,9%, ahora hay que computar la conversión en capital de un crédito concedido a Bankia con una emisión preferente por valor de 4.465 millones de euros, que había suscrito íntregramente el FROB en diciembre de 2010.

Bankia abonaba jugosos intereses por el crédito del Fondo de Rescate bancario español, que se computaban como ingresos estatales. Pero la súbita necesidad de capital aflorada en Bankia en mayo pasado ha forzado a la entidad financiera a solicitar la conversión en capital de tal emisión suscrita por el FROB, en una decisión que forzó el Ministerio de Economía y que suponía que el Estado se convertía en el principal accionista de Bankia.

Los 4.465 millones de euros suponen cuatro décimas largas de déficit fiscal, y es intención de Hacienda computarlas en el ejercicio de 2011, pese a haber entregado ya las cuentas preliminares cerradas a Eurostat. Con esta suma el déficit es del 9,3%, y pretende quitar rémoras adicionales a la consolidación fiscal de este año, en el que el Gobierno debe reducir el desfase presupuestario hasta el 5,3% del PIB.

El camino a recorrer es muy largo: desde el 9,3% hasta el 5,3% hay una distancia de cuatro puntos, unos 42.000 millones de euros, que se antoja muy complicado por la parálisis de la economía y la falta de generación de ingresos adicionaloes, pese a la subida de los impuestos desde primeros de enero.

No obstante, en la cumbre de fin de mes en Bruselas debe decidirse definitivamente si a España se le relajan los calendarios de consolidación fiscal para que solo tenga que llegar al 3% de déficit en 2014, en vez de en 2013. Si fuera sí, podría reprogramarse todo el calendario, de tal forma que este año el Gobierno no tuviese que llegar al 5,3%, sino a una tasa superior al 6%, más razonable tal como está la actividad económica.

Comentarios

¿Porqué no se mete mano en serio al fraude fiscal de la grandes empresa que en España es de 88.000 millones? ¿Porque no se cobra una tasa por las transacciones financieras especulativas que podría recaudar unos 5.000 millones?¿Porque no se baja por ley el precio de luz, gas y carburantes, para que el consumidor tuviera mas dinero para gastar en consumo de productos que generan trabajo y riqueza?¿Porque no se mete mano a las Sicav?¿Porque no se sube el impuesto de sociedades a las grandes corporaciones?Todo esto no sirve para bajar el déficit o solo vale apretar al pobre...
Se que publicar Bankia en un titular es lo que más vende en estos tiempos pero señores licenciados en ciencias de la información, Bankia no es el mayor problema de españa, no es la única entidad que ha vendido preferentes, no es la única entidad con problemas (me gustaría que se hiciera un ejercicio de actualización contable de participadas, etc... en otras entidades y se publicaran datos) y estamos obviando que 22M familias comen de Bankia
Es falso que el "barrido de facturas" hiciera aflorar el déficit oculto por la CAM . El déficit oculto de la CAM era un engaño de Esperanza Aguirre sobrestimando los ingresos del último trimestre de 2011.En cualquier caso, un sistema de recaudación de impuestos basado en los indirectos al consumo (IVA y combustibles o licencias urbanísticas como ejemplos) solo puede irse al infierno con políticas que estrangulan el consumo privado y dejan catatónico al principal consumidor de cualquier país de la Tierra que es el Estado (aunque gaste su dinero básicamente en armas como hace USA).Todo lo demás que se diga es retórica religiosa de la la fe sectaria neo-liberal.
Normas
Entra en El País para participar