Los bancos ganaron un 27,5% menos en el primer trimestre

La banca española clama a Europa soluciones para los problemas de España

La patronal de los bancos ha pedido a Europa que avance en su integración económica, fiscal y bancaria, sin olvidar las políticas de estímulo que deben compensar los efectos de las medidas de austeridad implementadas en países como España.

En rueda de prensa, el secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB), Pedro Pablo Villasante, ha insistido en que la situación económica de España sigue siendo "grave" y "la solución a nuestros problemas actuales vendrá con más Europa".

Por eso, la patronal pide a las autoridades europeas que despejen "cuanto antes" las incertidumbres sobre la supervivencia del euro y lleguen a acuerdos que restauren la confianza en la solidez y de la moneda única. "Sería un gran estímulo", ha añadido Villasante.

Además, para recuperar la estabilidad financiera en España y para que la economía vuelva a crecer, la AEB cree "preciso" seguir profundizando en las reformas estructurales necesarias para corregir los desequilibrios macroeconómicos. E insiste en que es necesario disipar las dudas infundadas que se extienden sobre todo el sistema financiero español al generalizar los problemas de viabilidad de algunas entidades concretas al resto de los bancos sanos.

Villasante ha recordado que a pesar del complejo entorno económico y financiero, la banca española se mantiene en beneficios después de cinco años de crisis, aunque hayan ido mermando. En el primer trimestre del año, los bancos que operan en España ganaron 2.693 millones de euros, un 27,5% menos y la cifra podría seguir cayendo por las mayores exigencias de provisiones impuestas por el Gobierno.

Estas exigencias de saneamientos adicionales afectan de forma genérica e "indiscriminada" a todas las entidades de crédito, con independencia de su viabilidad, ha reprochado Villasante. En cualquier caso, obviando el caso de Banco de Valencia, la patronal recuerda que los bancos españoles han dicho que van a desplegar todos los esfuerzos necesarios para cumplir con los nuevos requerimientos por sus propios medios, es decir, sin ayudas.

Resultados del primer trimestre

Los bancos que operan en España lograron un beneficio neto conjunto de 2.693 millones de euros en el primer trimestre de 2012, el 27,5% menos que un año antes, debido a la crisis y a los saneamientos que tuvieron que realizar las entidades, según datos de la patronal del sector.

La AEB insiste en que el esfuerzo en saneamientos de los últimos trimestres ha sido "muy significativo", lo que ha permitido que el saldo en dotaciones y pérdidas por deterioro de activos haya crecido un 26,3%, hasta 5.869 millones.

Villasante ha destacado que el descenso de los resultados hasta marzo contrasta con la "positiva" evolución de los márgenes más recurrentes de la cuenta, como el de intereses, que crece el 7,2%.

A cierre de marzo, el balance consolidado de la banca española se situó en 2,37 billones de euros, el 6% más que un año atrás, en parte debido al incremento del crédito a la clientela, que creció el 3,1%, es decir, en 42.397 millones de euros.

El ratio de morosidad se situó en casi el 7% para los bancos individuales (el 6,99%) y rozó el 5% para el agregado de la banca española (4,9%), aunque la cobertura se mantuvo por encima del 50% para ambas categorías, una cobertura, según dijo Villasante, que se verá "fuertemente" aumentada cuando se doten los requerimientos de capital de los dos reales decretos de saneamiento de la cartera inmobiliaria de la banca.

También creció la inversión de los bancos en renta fija, el 8,7%, en tanto que la apelación a los bancos centrales en busca de liquidez se elevó en 102.540 millones, lo que compensó la caída de la financiación procedente de otras fuentes, como otras entidades de crédito.

Por su parte, los depósitos captados por la banca española aumentaron en 6.394 millones de euros, apenas el 0,6% más.

Las entidades vieron mejorar su solvencia, especialmente la que mide el capital de máxima calidad, al situarse el core capital en el 10,34% de los activos ponderados por riesgo, 94 puntos mejor que un año atrás.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta, el de intereses, medido por la diferencia entre ingresos por dar créditos y costes por captar depósitos, se situó en 4.025 millones de euros, tras crecer el 10,4%, en tanto que el bruto, que añade comisiones, creció el 1,6% y avanzó hasta los 7.691 millones.

Tras restar unos gastos de explotación de 3.458 millones -que crecieron el 1,7%-, y unas dotaciones a provisiones que se elevaron el 61,7%, el resultado de la actividad de explotación cayó el 53,7%, hasta los 1.003 millones.