El euro, en la cuerda floja

Cara y cruz del rescate bancario para la Bolsa

La evolución del Ibex pasa por la concreción del plan de ayudas europeas

Desde el 9 de junio, día en que el Gobierno español solicitó ayuda a Europa para el sector financiero, la prima de riesgo ha escalado de 488 a 513 puntos básicos -el spread ha tocado los 589- y el bono a 10 años ha superado el 7% (ayer se tomó un respiro y cerró en el 6,74%). La situación ha llegado al límite entre dudas sobre cómo se articularán las ayudas y su efecto real en la economía.

Hasta que lleguen las primeras pistas, deuda y Bolsa están abocadas al sufrimiento. Y cuando lleguen esas informaciones, el camino de ruta a seguir será positivo o negativo. Los analistas quieren presuponer que la situación tenderá a mejorar. "Si las cifras son razonables -la ayuda es de hasta 100.000 millones- y se fijan unas condiciones aceptables, la prima de riesgo debería relajarse", explica Natalia Aguirre, de Renta 4.

Si la deuda consigue reducir el diferencial que mantiene sobre la alemana sería favorable no solo para la banca, sino para toda la Bolsa. "Es el efecto más inmediato que se podría ver. Es una forma de sacudirse el estigma que ha penalizado a muchos valores", dice Susana Felpeto, de AtlCapital.

Las condiciones del rescate podrían llevar al índice en semanas al 7.500 o al 5.500

Desde 2007, año en que comenzó la crisis, solo un puñado de compañías han podido escapar de la corriente vendedora. Inmobiliarias y bancos han tenido un efecto dominó sobre el resto. "Con el entorno más normalizado, el mercado comenzará a discriminar", apunta Aguirre.

Julián Coca, gestor de renta variable de Inversis, concluye que "es difícil aventurar qué empresa podría hacerlo mejor", pero, a su juicio, el efecto rebote podría concentrarse en un primer momento sobre las grandes del Ibex. "Son las más liquidas, las más conocidas, y cuando un gestor quiere marcharse de España lo hace a través de este tipo de compañías", explica. Bancos, Telefónica, Iberdrola... recogerían las primeras mejoras. "El cierre de posiciones cortas que apuestan por caídas comenzaría a producirse en estos valores", explica el experto. También apunta otras entidades que saldrían beneficiadas en un entorno de mercado más permisivo como Ferrovial y OHL, así como valores industriales, que han sido de los más castigados de forma más reciente; Ferrovial ha perdido el 10% desde febrero y OHL, el 40%. La vuelta de confianza de estas compañías implicaría la salida en otras empresas. "Se vería una rotación desde valores con perfil más defensivo y que han tenido un comportamiento superior, como es el caso de Inditex, Grifols o Dia", explica.

En el escenario más adverso -con el rechazo por parte del mercado de las condiciones del rescate-, la Bolsa se enfrentaría técnicamente a una caída que podría llegar hasta los 5.500 puntos, un 19% por debajo del último cierre. "El mercado está cayendo ahora porque está poniendo en duda el rescate bancario. Si finalmente no convence, los bancos y las empresas de mayor peso del Ibex 35 serían las que más bajarían y se llevarían por delante al índice hasta nuevos mínimos", apunta Coca. Si las condiciones tienen el aprobado del mercado, el selectivo se podría ir en cuestión de semanas al 7.500, según los expertos.

El efecto que pudiera producir el rescate más a medio o largo plazo pasa más por la reactivación de emisiones de deuda privada. "Cuando EE UU sufrió el colapso bancario, la Fed entró directamente en el capital de las entidades y con el quantitative easing compró bonos directamente de las empresas. En España, la mayor parte de la financiación privada viene a través de la banca, por eso el BCE optó por los LTRO (préstamos a tres años al 1%). Si la prima cae, las empresas podrían comenzar a emitir deuda, dice Susana Felpeto, de AtlCapital".