El fondo cree que el objetivo de déficit no se cumplirá y aboga por diferir la consolidación fiscal

El FMI reclama reducciones salariales para empleados públicos y privados

El Fondo Monetario Internacional recomienda a España una devaluación interna consistente en una reducción generalizada de salarios. En su informe ordinario sobre el país, el FMI reclama ya una subida de IVA, la supresión de la deducción por vivienda y la aceleración de las reformas estructurales.

La directora del FMI, Christine Lagarde
La directora del FMI, Christine Lagarde

La misión ordinaria del Fondo Monetario Internacional en España ha publicado hoy su informe en el que valora el "fuerte impulso reformista" del Gobierno, pero constata que la confianza de los mercados "sigue siendo débil" (eufemismo para referirse a una prima de riesgo en máximos históricos y un bono a 10 años que se paga a casi un 7% de interés. El organismo internacional augura un escenario recesivo que incluye el próximo año, debido a la "reducción del apalancamiento de hogares y empresas y la inevitable consolidación fiscal".

En estas condiciones, el FMI cree probable que el déficit público de este año "sobrepase significativamente" el objetivo del 5,3% del PIB. A juicio de sus analistas, el fuerte desvío del año pasado, el retraso en la presentación de los presupuestos de 2012 y las débiles perspectivas de crecimiento dificultan en extremo los logros fiscales. Por eso, y siempre que el Gobierno incida en su senda reformista, "la corrección no debería concentrarse en un plazo de tiempo reducido".

Eso sí: la agenda reformista y de austeridad sigue siendo dura. Para empezar, el FMI señala que deben "tomarse ahora" decisiones como la subida del IVA y los impuestos especiales, que el Gobierno ha sugerido para 2013. Además, "para dar garantías de que el ahorro previsto se materializará, podrían aprobarse ahora futuros recortes de sueldos públicos y nuevos aumentos en IVA/Impuestos especiales podrían aprobarse ahora y cancelarlos solo si los objetivos [fiscales] son alcanzados".

Pero los salarios del sector privado no escapan a las reclamaciones de ganancias de competitividad del fondo, que reclama "la intensificación de la actual reversión de los grandes desajustes entre precios y salarios". El FMI aboga por "una solución cooperativa, en que los trabajadores acepten mayor moderación salarial, los empresarios trasladen ahorros en costes a precios y contraten, y los bancos se recapitalicen".

Un rescate "sostenible"

Otro de los requisitos para la salida de la crisis que plantea el FMI es crear "una hoja de ruta para reestructurar los segmentos débiles" del sistema financiero. Los analistas defienden la valoración independiente instada por Moncloa, y sugieren una criba clara entre los bancos que no necesitan apoyo, los que serán viables con ayudas públicas, y los no viables, que habría que liquidar. Respecto al rescate bancario de la UE, el FMI cree que, "incluso si el coste llegara a los 100.000 millones de euros comprometidos por el eurogrupo, seguiría siendo manejable desde el punto de vista de la sostenibilidad de la deuda, siempre que se lleve a cabo el ajuste fiscal previsto.

Al margen de las reformas estructurales puestas en marcha, el fondo reclama una intensificación de la "muy positiva" reforma laboral, reduciendo la diferencia de protección entre empleos fijos y temporales y eliminando la indexación salarial y la ultractividad de los convenios. Además, sugiere un marco regulatorio común en todos los territorios, el impulso al mercado del alquiler, la liberalización de horarios comerciales y servicios profesionales y la eliminación del déficit de tarifa.