Cree que es el momento de "dar grandes pasos"

Schäuble cree que es hora de dar "grandes pasos" y "ceder soberanía nacional"

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, aseguró hoy que es el momento de dar "grandes pasos" y abogó por "ceder soberanía nacional" a Bruselas, aunque reiteró su negativa a los eurobonos y a la creación de un fondo europeo para la amortización de la deuda.

"Hay momentos para dar pequeños pasos y hay momentos para grandes pasos. Ahora es el momento para dar grandes pasos", afirmó el titular de Finanzas.

A su juicio, la salida de la crisis de la deuda pasa por la disciplina presupuestaria, "un mayor control fiscal" europeo y por la mejora de las políticas fiscales y presupuestarias, pero no por los controvertidos eurobonos.

Schäuble argumentó en términos meramente legalistas que sería necesario cambiar los tratados europeos para poder introducir los títulos de deuda común europea y que su puesta en marcha "no sería el incentivo correcto".

Sus declaraciones tuvieron lugar en Berlín, tras la entrega al primer ministro italiano, Mario Monti, del premio al liderazgo responsable que concede anualmente la Escuela Europea de Gestión y Tecnología (ESMT), una escuela de negocios fundada y financiada por los principales consorcios alemanes.

El acto sirvió para escenificar la buena sintonía entre Berlín y Roma mediante un intenso intercambio de halagos y el énfasis en las propuestas que defienden conjuntamente ambos gobiernos, aunque Schäuble no dudó en indicarle públicamente a Monti las tareas pendientes del Ejecutivo italiano.

Schäuble se mostró convencido de que si Italia sigue el camino de las reformas emprendido por su primer ministro, volverá a crecer el próximo año.

Por su parte, Monti señaló que "es mejor ceder parte de la soberanía nacional" a la Unión Europea (UE), que tener que ser rescatado financieramente y depender de las decisiones de la troika, aunque no citó países concretos.

Monti afirmó que la "disciplina fiscal" es una responsabilidad para con las generaciones futuras aunque reconoció que "puede provocar austeridad, y la austeridad, a largo plazo, no es sostenible".

Por eso apostó por lograr la cuadratura del círculo y, junto a las medidas para reducir el déficit y la deuda, aplicar políticas de crecimiento que "no generen inflación" y "no generen déficit".

Además, recordó que el gobierno italiano ha cambiado de opinión y ha decidido apoyar en la UE la introducción de un impuesto a las transacciones financieras, tal y como exige Berlín, y consideró que debería aplicarse en el mayor número posible de países de Europa.

Consideró que "tiene sentido" introducir este gravamen por el fuerte crecimiento de la economía financiera frente a la economía productiva, aunque abogó por evitar unas "expectativas excesivamente grandes" sobre sus efectos.

"Creo que idealmente este impuesto debería ser global, pero eso es irreal", explicó.