Escenario tras las elecciones griegas
Crisis en Grecia
Crisis en Grecia

¿Y qué pasa si Grecia se va del euro?

El domingo se definirá el futuro de Grecia y, quizá, de la Unión Europea. La posibilidad de una victoria de la izquierda, partidaria de mantenerse en la moneda única pero reacia a aceptar las exigencias de Bruselas, abre un nuevo escenario: la salida del euro de uno de sus miembros.

La agencia Reuters señaló ayer que los responsables europeos de finanzas analizaban el peor escenario posible si Atenas abandona el euro. Contemplaría un plan de contingencia con límites en las retiradas de dinero en cajeros automáticos, controles fronterizos e introducir controles de capital, al menos en Grecia. Si bien la Comisión Europea ha descartado tener un plan en este sentido, no es la primera vez que se habla de esta posibilidad.

El Nobel de Economía Paul Krugman vaticinó semanas atrás que Grecia abandonará el euro. Las consecuencias serían una posible retirada masiva de depósitos bancarios por parte de españoles e italianos para intentar trasladarlos a Alemania y posibles controles a la retirada de efectivo tanto por ahorradores como por los propios bancos. Para el economista norteamericano, Alemania tendría en este caso la opción de revisar la estrategia que ha seguido hasta ahora, o las consecuencias serían peores: el fin del euro.

Credit Suisse, en un informe del 29 de mayo, cifraba solo en un 10% la probabilidad de ruptura total del euro y en un 10% la probabilidad de una salida de Grecia del euro. En este último escenario, contempla una fuerte caída de los mercados pero una recuperación posterior debido a la respuesta de las autoridades. Esta respuesta incluiría una garantía de depósitos europea para evitar pánico en los bancos, nuevas medidas expansivas del Banco Central Europeo (BCE) y una reestructuración de la deuda de Irlanda y Portugal. El banco añade que sin Grecia la zona euro podría ser más estable y que el ejemplo griego facilitaría el compromiso político entre el Norte y el Sur de Europa.

El de ruptura total del euro, se vislumbra como catastrófico: los sistemas de pagos y las cadenas de suministro en Europa se romperían por las rupturas de contratos comerciales, y se producirían impagos de deuda masivos por parte de empresas. La Europa del Norte tendría que recapitalizar sus bancos con 700.000 millones de euros, los capitales huirían de la zona euro ante la incertidumbre (bajaría la moneda) y Europa sufriría una recesión del 5% al 10% del PIB... El efecto, dicen, superaría el de la quiebra de Lehman.

Citigroup, en cambio, ha valorado como muy altas las probabilidades que Grecia abandone el euro situándolas entre el 50 y 75%, pero aún así ha calificado de "manejable" para la banca europea.

El economista Miguel Bernal, del Instituto de Estudios Bursátiles, ha considerado "preocupante" la posibilidad de la salida de Grecia del euro si triunfa la izquierda, aunque también se plantearían incertidumbres si se genera un "nuevo enquistamiento de la situación griega" al no poder conformarse un Gobierno.

En todo caso, la vuelta al dracma traería a Grecia "devaluación, hiperinflación, subida de los tipos de interés, drásticos recortes y no me extrañaría que más paro. Además, la financiación podría ser difícil y habría que ver cómo devuelven los préstamos", señaló Bernal.

Pero ¿qué ocurriría con el resto de Europa? Según el analista, la salida de Grecia del euro "podría ser incluso buena porque desde hace tiempo Grecia nos está paralizando". El nuevo escenario de una zona euro sin Atenas "podría agilizar los planes de rescate y crecimiento. En los mercados financieros veríamos volatilidad extrema, las primas se dispararían y podemos llegar a pensar que, tras semanas sin hacerlo, el BCE volvería a actuar comprando deuda española e italiana".

En caso contrario, si el resultado electoral respalda la continuidad en la eurozona, se debería fijar la mirada en la próxima reunión de las cuatro mayores economías del euro (Alemania, Francia, Italia y España) donde se definirán posibles medidas para salvaguardar la unión monetaria.

Bernal asegura que allí se podrían bosquejar "políticas comunes, control, intervención y supervisión de los bancos para, a partir de ahí, propugnar una unión fiscal. El resultado palpable para la gente será el lanzamiento de los eurobonos y, a su vez, llegaría algún paquete de ayuda a Italia y España".

Por su parte, Miguel Paz, director de gestión de Unicorp Patrimonio, ha considerado factible que Grecia se mantenga en el euro con una alianza de Gobierno y ante el presunto respaldo de la sociedad a la continuidad en la eurozona, según marcan las encuestas. En este escenario, Atenas "intentaría negociar situaciones similares a España con mayores plazos para conseguir los objetivos y algún tipo de ayuda para cometer inversiones".

El segundo escenario de una salida del euro, tendría repercusiones inmediatas en Europa. Paz ha señalado que "a corto plazo tendrá efectos negativos. Empezarían a caer las bolsas y las primas se dispararían, lo que haría que actuase el BCE actuase. Además, se podría plantear una reforma de la UE de mucho calado hacia finales de mes". A mediano y largo plazo, la salida de Grecia sería "positiva" y lo que en un comienzo parecía "catastrófico", se revertirá.

También, Estefanía Ponte, directora de Análisis y Estrategia de Cortal Consors, ha señalado que existe "incertidumbre" respecto de lo que pueda suceder en Grecia el domingo y no contempla la posibilidad de una salida del euro. "La clave está en la alianza y la fortaleza va a depender de la intención de dar una estabilidad y dar una imagen de renegociación con la troika", ha dicho.