Análisis

Capitular para recapitalizar

El Gobierno español no ha tenido más remedio que aceptar la oferta del Eurogrupo para completar la reestructuración del sector financiero con un préstamo de hasta 100.000 millones de euros procedente del fondo de rescate de la zona euro.

Tras varias semanas de forcejeo, el ministro español de Economía, Luis de Guindos, ha claudicado durante una teleconferencia con sus homólogos de la Unión Monetaria. Durante la reunión a distancia, que comenzó a las 4 de la tarde y ha durado unas tres horas, De Guindos ha informado al Eurogrupo (consejo de ministros de Economía de la zona euro) que "presentará en breve una petición formal" para recibir asistencia financiera a través del FEEF/MEDE (los fondos de rescate de la zona euro).

El préstamo estará supeditado a la reestructuración o liquidación de las entidades financieras que reciban las ayudas. Y durante el período de vigencia del programa de ayuda, Bruselas podrá exigir el cumplimiento a rajatabla de los ajustes presupuestarios previstos en el Programa de Estabilidad (que de momento aspira a cerrar 2013 con un déficit público del 3% del PIB). A favor de España juega el hecho de que el préstamo no conlleva un programa de la troika (CE, BCE y FMI) como el que se aplica en Grecia, Irlanda y Portugal, los tres países de la zona euro rescatados hasta ahora.

El préstamo se regirá por las normas actuales del fondo que impiden la inyección de capital directo en las entidades financieras. España ha intentado en vano reformar esas normas para evitar que los rescates implicasen la participación del Estado. Pero Alemania y otros países (Holanda, Finlandia...) se han negado rotundamente y el comunicado del Eurogrupo especifica que "el Gobierno español asume la total responsabilidad de la asistencia financiera y será el encargado de firmar el Memorándum de Entendimiento [o contrato que fija las condiciones del préstamo].

La victoria de las tesis alemanas se precipitó el viernes, cuando Berlín, Washington (FMI y gobierno de Obama) y Fráncfort (BCE) salieron en tromba a exigir un plan urgente de recapitalización de la banca, en una clara ofensiva para doblegar al gobierno de Mariano Rajoy. Todavía esta mañana, Moncloa y Economía se negaban incluso a confirmar la celebración de la videoconferencia en que se ha confirmado el rescate de la banca española.

Incógnitas

El acuerdo de hoy despeja la principal incógnita que, según el FMI, pesaba sobre España, relativa a las dudas sobre su capacidad para financiar la recapitalización del sector financiero. La cifra de 100.000 millones de euros parece cubrir de esa sobra las potenciales necesidades.

Pero España no ha detallado todavía ni el número de entidades que deberán reestructurarse ni la carencia de capital exacta. Madrid insiste en esperar a las auditorías del sector que se llevarán a cabo durante este mes y el próximo. Y a falta de esos datos está por ver cual será la reacción al acuerdo de hoy el próximo lunes.