La Bolsa recorta la ganancia al 0,3% para cerrar en 6.438,1 puntos

La Reserva Federal frena la subida del Ibex pero la prima de riesgo cae a 471 puntos

La expectativa de una pronta resolución a la crisis europea, el buen resultado de la subasta del Tesoro y la bajada de tipos en China propiciaron una sesión de avances generalizados en los mercados. Las ganancias, eso sí, se frenaron después de que la Reserva Federal alejara la posibilidad de nuevos estímulos a corto plazo. El Ibex sumó el 0,3% y la prima de riesgo bajó hasta los 471 puntos básicos.

Imagen de una firma de valores en Tokio.
Imagen de una firma de valores en Tokio.

Los inversores parecen encontrar más motivos para el optimismo. Menos de una semana después de que el bono español a 10 años rozara el 7% y la prima llegara a tocar los 548 puntos básicos, la tensión en el mercado ha remitido de manera considerable. El futuro de Grecia sigue sin aclararse, a la espera de las elecciones del próximo día 17, y Europa aún no ha encontrado una respuesta definitiva a la crisis europea, pero los avances en esta dirección parecen suficientes para calmar a los mercados por ahora.

Las últimas declaraciones de los dirigentes políticos europeos hacen previsible un próximo acuerdo para sanear el sector financiero español, principal objeto de nerviosismo en las últimas semanas. Una expectativa que ha servido para atraer inversores a los mercados a pesar de que aún quedan grandes interrogantes en el aire, principalmente la valoración final de las necesidades de la banca española. El FMI ha cuantificado la cifra en 40.000 millones, según Reuters, pero aún queda por conocer la cifra oficial y las valoraciones que hagan las firmas contratadas por el Gobierno.

Pese a todo, la percepción de que una gran respuesta europea a la crisis está más cerca que lejos empieza a calar. Y en este contexto, la sesión arrancó hoy con las Bolsas al alza y la prima de riesgo a la baja, una tendencia que se fue afianzando con el paso de las horas a medida que los inversores sopesaban otras noticias positivas como el buen resultado de la subasta de deuda en España, la bajada de tipos de interés en China o las declaraciones de la canciller Angela Merkel reconociendo que Alemania está dispuesta a utilizar todos los instrumentos necesarios para mantener la estabilidad del euro. No fue hasta última hora cuando llegaron datos económicos regulares de EE UU y la Reserva Federal alejó la posibilidad de estímulos a corto plazo que se frenaron las ganancias.

IBEX 35 9.419,40 0,35%

El resultado de la subasta del Tesoro resultó muy tranquilizador y fue uno de los motivos detrás de las subidas. El Estado colocó 2.070 millones de euros en bonos a dos, cuatro y diez años, algo más del máximo previsto tras recibir peticiones totales por 6.841 millones de euros. La solidez de la demanda gustó y aunque el principal contrapunto lo pusieron los intereses pagados, bastante superiores a los de las subastas anteriores, también resultaron inferiores a los del secundario para el plazo a 10 años, algo que se interpretó de manera muy favorable.

"La subasta ha estado condicionada por el escaso volumen de emisión pero es positivo que para el 10 años los niveles de rentabilidad estuvieran por debajo del secundario. Indica que el inversor ve justo el 6%", explica Borja Gómez, estratega de Inverseguros.

El Tesoro emitió 611 millones de euros a 10 años frente a los 2.010 millones solicitados a un tipo marginal del 6,121% frente al 5,778% anterior, lo que supone el tipo más alto del año. En el bono con vencimiento en octubre de 2016 (4,5 años) se adjudicaron 825 millones frente a los 2.114 solicitados a un tipo marginal del 5,443%, frente al 4,368% de la anterior subasta. Finalmente, en el bono con vencimiento en octubre de 2014 (2,5 años) se colocaron 638 millones de los 2.717 solicitados, lo que situó el ratio de cobertura en 4,26 veces. En esta referencia el tipo marginal quedó en el 4,483% frente al 3,52% anterior.

Los expertos reconocen que el resultado fue positivo pero también recuerdan que la meta que se había fijado el Tesoro estaba entre los 1.000 y los 2.000 millones, el objetivo más bajo desde que empezó la crisis. Los analistas de Banco de Madrid recuerdan que el reto para el Tesoro en lo que queda de año es alto. "Volver a dar confianza a los inversores extranjeros no va a depender de la solución a la financiación de la recapitalización del sistema financiero", avisan. "Necesitaremos tiempo para demostrar que las medidas tomadas están dando las respuestas necesarias que confirmen la vuelta a la senda de control y crecimiento. Por ello, prevemos que las características de los próximos meses serán similares a las que estamos viviendo en la primera parte del año", añaden.

Lo cierto es que el Tesoro ya ha captado el 58% de las necesidades de emisión bruta para el ejercicio en deuda a medio y largo plazo pero aún debe financiar cantidades millonarias. Todavía debe emitir 46.000 millones en bonos y otros 66.000 en letras. Eso siempre y cuando las previsiones no se vean incrementadas por una mayor generación de déficit.

En cualquier caso, en la sesión de hoy, los retos futuros del Tesoro no preocuparon en exceso ante el buen resultado de la subasta y los inversores se fijaron, además, en otras noticias que llegaron de fuera. La decisión de China de bajar los tipos al 6,31% desde el 6,56% gustó a pesar de que es un reflejo del temor a una desaceleración por parte del gigante asiático.

La Reserva Federal fue el detonante que frenó el ímpetu comprador. La intervención del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ante la Comisión Conjunta de Economía del Congreso no gustó demasiado. Reconoció que la crisis europea supone un riesgo para el sistema financiero de EE UU y aunque sí prometió que actuará si la tensión financiera aumenta no dio ninguna pista sobre un plan de estímulo inminente como esperaba el mercado. Unas palabras que contribuyeron a frenar las subidas, al igual que algunos datos económicos como la subida mayor de lo esperada de las peticiones de subsidio de desempleo en EE UU. Un mal dato que aumenta el temor a una ralentización en la principal potencia económica.

En este contexto las subidas se frenaron en Europa. El Ibex que llegó a ganar el 1,8% en el mejor momento del día se anotó un leve 0,3%, un patrón de comportamiento que se repitió en el resto de plazas donde las ganancias oscilaron entre el 1,18% y el 0,18%