Inquietud ante el resultado de las dos auditorías encargadas por Economía

La banca española teme el 'Guindos III'

Las entidades financieras esperan con inquietud el resultado de las dos auditorías encargadas por Economía. Su dictamen podría derivar en nuevos saneamientos multimillonarios. La referencia del sector es Bankia, donde la revisión del valor de todo tipo de activos ha llevado al grupo a solicitar 19.000 millones de euros de fondos públicos. Las fusiones y subastas de entidades están pendientes de que se clarifique el futuro regulatorio de la banca.

Luis de  Guindos, ministro de Economía
Luis de Guindos, ministro de Economía

Ahora estamos terminando de cuadrar el plan de cumplimiento del segundo real decreto de Guindos, para presentarlo el lunes. Si en unas semanas nos cae un bankiazo, ya veremos cómo salimos del paso". Así de resignado se muestra el directivo de una caja de ahorros sobre la posibilidad de que Economía pida una nueva ronda de saneamientos al sector financiero.

La referencia a lo sucedido en Bankia no es casual. Para muchos ejecutivos del sector, el plan de provisiones presentado por el nuevo presidente ejecutivo del grupo, José Ignacio Goirigolzarri, -y que lleva aparejado una solicitud de capital público por importe de 19.000 millones de euros- marca el camino por el que deberá transitar el resto del sector.

El conocido como bankiazo supuso ir mucho más allá de lo que exigían los dos reales decretos presentados por el Ministerio de Economía en febrero y mayo. De los 15.600 millones de saneamientos que pretende realizar el grupo BFA-Bankia, tan solo 7.100 millones se corresponden con las nuevas exigencias regulatorias, mientras que los 8.500 millones restantes proceden de saneamientos adicionales de la cartera con promotores, de los préstamos con pymes y particulares, y de la revisión del valor de sus activos inmobiliarios.

"Si hubiera un tercer real decreto, sería después de la valoración que preparan Oliver Wyman y Roland Berger e iría en línea con el dictamen de estos expertos independientes a la hora de valorar la cartera crediticia y los activos adjudicados de la banca española", explica Nuria Álvarez, analista de Renta 4.

Todo el sector financiero está pendiente del dictamen de estas dos firmas independientes (una británica y otra alemana). El cometido encargado por Economía supone revisar toda la cartera de activos de las entidades financieras españolas, y de los saneamientos que se deriven de su análisis dependerá el futuro de muchos bancos o cajas.

En primer lugar, determinará si las subastas de entidades que ahora están en marcha -Catalunya Caixa y Banco de Valencia- salen adelante. La opinión generalizada es que ante las nuevas exigencias de provisiones, será difícil que se presenten ofertas atractivas. "Quién va a querer meterse en otro zarzal después de lo que ha pasado con Bankia", argumentan desde un gran banco.

En segundo lugar, condicionará las fusiones de entidades, tanto las que ya se han anunciado (Popular con Pastor, Ibercaja con Caja 3 y Liberbank, Unicaja con Caja España Duero), como las que podrían llegar a producirse. "Hasta que no se despeje el panorama, nadie se va a querer retratar", apuntan desde una caja mediana.

Ayuda de la Unión Europea

Entre las entidades que ahora controla el FROB (que incluye también a Novagalicia) y que no puedan ser subastadas y las que deban recurrir a fondos públicos para cumplir con un hipotético nuevo real decreto, saldrá el grupo de bancos que podría recibir la ayuda de Bruselas que el Ejecutivo español negocia ahora con Alemania y con las instituciones comunitarias.

A las conclusiones de las dos firmas consultoras, se sumará el informe que están realizando las cuatro grandes consultoras (PwC, KPMG, Deloitte y E&Y) sobre las malas prácticas a la hora de refinanciar crédito promotor. Sus conclusiones, que se esperan para la segunda quincena de julio, podrían suponer nuevos requerimientos.

Para cubrirse ante nuevas exigencias de provisiones, Banco Popular anunció ayer que tiene previsto ir más allá de los dos reales decretos, y sanear parcialmente su cartera de crédito a pymes y particulares.

Desde el sector, una de las críticas que más se repite es lo indiscriminado del análisis de las auditoras. "No están haciendo un análisis fino con cada tipo de cartera, sino que está fijándose en una cifra global".

Incógnitas por las posibles nuevas exigencias

Regulación

El informe del FMI será clave para conocer las necesidades de capital del sector. La institución que dirige Christine Lagarde calcula que el 20% de la banca tiene problemas.

Subastas

La subasta de dos entidades nacionalizadas (Banco de Valencia y Catalunya Caixa) ha quedado paralizada por el posible impacto que tenga una nueva ola de dotaciones extraordinarias.

Fusiones

Los decretos de saneamiento llevarán a varias firmas a fusionarse. Pero estas uniones no se moverán hasta que cada entidad sepa qué necesidades identifican las auditorías externas.