Sale a la venta por un precio entre 25 y 32 millones de euros

La baronesa Thyssen subastará un cuadro de Constable por la crisis

Christie's subastará el próximo 3 de julio en Londres el cuadro The Lock (La esclusa), de John Constable, perteneciente a la colección privada de Carmen Thyssen. La baronesa ha alegado problemas de liquidez.

Cuadro La Esclusa de Constable que será vendido en la casa Christie's
Cuadro La Esclusa de Constable que será vendido en la casa Christie's

Christie's subastará el próximo 3 de julio en Londres el cuadro The Lock (La esclusa), de John Constable, perteneciente a la colección privada de la baronesa Carmen Thyssen y actualmente en depósito en el Museo Thyssen Madrid. Se trata de una de las seis pinturas que el autor realizó sobre el valle del rio Stour para la Royal Academy, entre ellas The Hay Wain que se exhibe en la National Gallery de Londres; y la única que se conserva en manos privadas. La casa de subastas espera alcanzar entre 20 y 25 millones de libras (entre 25 y 32 millones de euros).

La baronesa ha alegado a los medios de comunicación problemas de liquidez para desprenderse del cuadro. La decisión ya ha sido trasladada al patronato del museo. Según Carmen Thyssen, la obra fue ofrecida con anterioridad "más barata y a plazos" a la anterior ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y recientemente al actual ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, pero ninguno de los dos aceptó la oferta.

La venta de La esclusa representa uno de los grandes atractivos para el coleccionismo de arte mundial que coincide en Londres con ocasión de las subastas de verano. El cuadro ha sido vendido tan solo una vez desde que fue adquirido al artista. Su primer propietario fue el coleccionista James Morrison, que la compró en la exposición de 1824 de la Royal Academy. El cuadro perteneció en la familia hasta 1990, cuando el barón Heinrich von Thyssen la adquirió en Sotheby's por 10,8 millones de libras, en su momento precio récord para una pintura británica.

El miércoles y el jueves la obra será expuesta en Londres y el viernes viajará a Nueva York, donde se podrá admirar durante cinco días.