Son siete líneas de transmisión de energía

ACS vende activos de distribución eléctrica en Brasil por 751 millones

ACS, a través de sus filiales del Área Industrial, Cobra, Cymi y CME, ha procedido a suscribir un acuerdo para la venta de siete líneas de transmisión eléctrica en Brasil.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compañía española que controla el 100% de la propiedad, asegura que la operación se ha cerrado por un valor total de empresa al día de hoy (en función del tipo de canje actual del real brasileño respecto del euro) equivalente a 751,7 millones de euros que se distribuye en 423,4 millones de euros de equity y el resto, 328,3 millones de euros, de deuda.

La ejecución de la compraventa, asegura la empresa, está sometida a las condiciones suspensivas habituales, consistentes en la obtención de las autorizaciones administrativas necesarias.

La operación se enmarca en el plan de desinversión de activos maduros y no estratégicos, por importe total de 3.000 millones de euros, previsto por el grupo que preside Florentino Pérez para el ejercicio 2012.

En este plan no se incluyen las desinversiones realizadas en dos de sus compañías participadas, Abertis e Iberdrola. ACS vendió en abril la participación del 10% que tenía en el grupo de concesiones y un 3,69% de la eléctrica en la que se mantiene como primer accionista con un 14,8%.

En cuanto a la venta de líneas eléctricas de Brasil, la operación afecta a varias ya construidas y otras en construcción, todas ellas participadas al 100% por ACS, según detalla la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Del importe total de la operación, que queda sujeta a la obtención de las pertinentes autorizaciones administrativas, 423,4 millones corresponden al importe de venta y los 328,3 millones restantes, a la deuda asociada a los activos.

ACS incluyó las líneas de transmisión eléctrica que tiene en Brasil dentro del paquete de activos 'en venta' en 2012, junto con cuatro plantas termosolares ubicadas en España, e instalaciones eólicas que suman 723 megavatios (MW) de potencia. La compañía de construcción y servicios prevé lograr un monto total de 3.000 millones de euros con estas desinversiones.

El grupo prevé además destinar parte de lo que obtenga con estas ventas de activos a cubrir el impacto neto negativo que le generó la venta del 3,69% de Iberdrola.

ACS se anotó una pérdida neta de 540 millones de euros al vender un 3,69% de Iberdrola por un importe de 798,2 millones de euros. En cuanto a la operación de venta del 10% de Abertis, la otra gran desinversión cerrada en lo que va de año, el grupo constructor cerró la transacción por un importe de 875 millones de euros y una plusvalía antes de impuestos de 191,5 millones de euros.