Trámites parlamentarios

El Presupuesto llega al Senado con pocas opciones de incluir enmiendas

Los Presupuestos Generales del Estado de 2012 llegan esta semana al Senado, donde podrían quedar definitivamente aprobado hacia la tercera semana de junio sin incluir prácticamente ninguna de las enmiendas que ha planteado la oposición. En el trámite en el Congreso de los Diputados, el PP ha hecho valer su mayoría absoluta de 185 escaños y ha vetado la práctica totalidad de las 3.100 enmiendas. Solo superaron tres el corte en la Comisión de Presupuestos, pero tienen que ver con cuestiones menores.

El PP se ha opuesto a cualquier modificación de las cuentas de 2012 que supusieran un incremento de gasto. Pero también se ha negado a aceptar los planteamientos de la oposición para dotar de mayores recursos a la lucha contra el fraude fiscal, establecer un impuesto para las grandes fortunas o fijar un tipo mínimo en el impuesto de sociedades. "En estos momentos de crisis, la aprobación por el Congreso de estos Presupuestos es una aportación que hace España al euro", manifestó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, la semana pasada tras la validación de las cuentas en la Cámara Baja.

Voto de UPN

Los Presupuestos salieron adelante con los 185 votos del PP y uno de UPN. Se trata de las cuentas más restrictivas de la democracia, con un ajuste de 27.300 millones de euros y que buscan como principal objetivo cumplir con el déficit del 5,3%. La reducción del gasto medio en los ministerios es del 16,9%. En caso de que el Senado apruebe modificaciones en los Presupuestos o los vete, las cuentas volverían de nuevo al Congreso de los Diputados. La Cámara Baja podrá ratificar o rechazar las enmiendas y levantar el veto entre la última semana de junio y la primera de julio.

No parece que el PP esté por la labor de aceptar cambios en el Senado y alargar la tramitación parlamentaria porque, entre otros motivos, antes del 30 de septiembre tiene que presentar el proyecto de los Presupuestos de 2013. De no modificarse el calendario de cumplimiento del déficit, España tendrá que cerrar 2013 en el 3% de desfase presupuestario.