El Ibex pierde el 3,31% y la prima de riesgo repunta a 482 puntos básicos

Desplome en las Bolsas por la inquietud que genera la cumbre

Nuevo desplome de los mercados. El Ibex ha caído un 3,31% hoy en una sesión de ventas generalizadas ante la inquietud que genera la reunión de los líderes europeos esta noche. La Bolsa española cerró en los 6.440,5 puntos, el nivel más bajo desde mayo de 2003 y la prima de riesgo repuntó hasta los 482 puntos básicos

Un operario indica un chart decorativo para una gala de entrega de premios de fondos de inversión en Madrid.
Un operario indica un chart decorativo para una gala de entrega de premios de fondos de inversión en Madrid.

La sangría continúa. El mercado no tiene mucha confianza en la cumbre para el crecimiento que se celebrará esta noche en Bruselas a tenor del resultado de la sesión de hoy. Las dudas que genera un entorno europeo marcado por la necesidad de intervención del BCE y la posible salida de Grecia del euro marcaron otra sesión de nervios y volatilidad. Las Bolsas retrocedieron con fuerza, las primas de riesgo repuntaron y el euro cayó al nivel más bajo desde julio de 2010 al situarse en el entorno de los 1,25 dólares.

"Hay mucho escepticismo en las Bolsas por la reunión de hoy de los líderes europeos", reconoce Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets. El mercado busca respuestas de calado para afrontar la crisis de deuda y el temor a una decepción por parte de los líderes europeos se extiende ante la delicada situación que atraviesa Grecia, pendiente del resultado de las elecciones del próximo 17 de junio para esclarecer su futuro.

Las declaraciones recientes del ex primer ministro de Grecia, Lukas Papadimos, en las que reconoció que están considerando los preparativos para una posible salida del país de la zona euro no han hecho más que empañar el sentimiento del mercado. Los inversores temen que Grecia y los posibles planes de contingencia en caso de que el país deje la zona euro monopolicen la reunión de hoy de los líderes, lo que aplazaría entonces la adopción de medidas a corto plazo para reducir la tensión de los mercados.

IBEX 35 6.877,00 1,18%

"En nuestra opinión, la única medida que a corto plazo podría tener efecto en los mercados, facilitando la financiación de los países del euro es la intervención del BCE en los mercados de deuda. Entendemos que por ahí deben ir las negociaciones con Alemania, principal obstáculo para que el BCE abandone su ortodoxia por un tiempo y flexibilice su postura. Hasta que esto no ocurra, los mercados de valores seguirán muy presionados, más aún con la seria amenaza de que Grecia pueda terminar abandonando el euro de forma no controlada", comentan desde Link Securities.

El escepticismo del mercado es tal que incluso algunos de los rumores que circularon en el mercado hoy, como la posibilidad de una nueva inyección masiva de liquidez del BCE o una inminente bajada de tipos de interés apenas tuvieron impacto.

En este contexto, la tregua que se vivió en los mercados la víspera resultó de lo más efímera. El Ibex perdió un 3,31%, con lo que cerró la sesión en los 6.440,5 puntos, un nivel que no veía desde mayo de 2003. En el resto de la región el patrón de comportamiento fue similar y los retrocesos medios rondaron el 2,5%. La inquietud de los inversores también se sitió en el mercado de deuda. La rentabilidad del bono español a 10 años repuntó al 6,2%, lo que situó la prima de riesgo de nuevo en zona de alerta roja al concluir en los 482 puntos básicos. La italiana, otra de las más afectadas, cerró ayer en 427 puntos básicos.

Las buenas noticias no cotizaron hoy y aunque algunos datos económicos que llegaron de EE UU resultaron mejores de lo esperado, los inversores los ignoraron. En concreto, las ventas de nuevas viviendas en EE UU superaron las expectativas al repuntar el 3,3%. En total se vendieron 343.000 frente a las 333.000 esperadas.

Los expertos, en cualquier caso, reconocen que la posibilidad de ver un rebote de calado a corto plazo no se puede descartar. Las autoridades políticas y monetarias tienen margen para sorprender. El BCE tiene las mayores papeletas para actuar y los expertos reconocen que cualquier medida, ya sean nuevas inyecciones de liquidez, una reactivación de su programa de recompra de deuda (lleva 10 semanas sin comprar deuda en el mercado) o una bajada de tipos de interés tendrían un buen recibimiento en el mercado. Los acuerdos políticos que adopten los líderes europeos sobre el Banco Europeo de Inversiones o el Fondo de Rescate son otros cartuchos en la recámara, que se suman a los anuncios que pueda realizar la Reserva Federal en su próxima reunión.

"Si vemos que se accede a inyectar dinero veremos un rebote importante", concluye Pingarrón. Entretanto, queda esperar al resultado de la reunión de hoy y a la prevista para finales de junio.