Francisco González y Ángel Cano prefieren los títulos al cobro del dividendo

BBVA da ejemplo y se queda con las acciones del 'scrip dividend'

El presidente de BBVA, Francisco González, y su consejero delegado, Ángel Cano, han querido dar ejemplo y se han quedado con las acciones procedentes del dividendo del mes de mayo.

Sede de BBVA en Madrid
Sede de BBVA en Madrid

El número de acciones acumuladas por el presidente de BBVA asciende a 2,72, según la última comunicación enviada a la CNMV el pasado lunes. Esta cifra supone un ligero aumento después de la ampliación de capital efectuada por la compañía como consecuencia del scrip dividend. En concreto, González ha incrementado su participación en la empresa en 56.637 nuevas acciones.

El presidente del segundo mayor banco de España ha querido dar ejemplo al resto de accionistas y de las tres opciones que permite el scrip dividend, se ha decantado por quedarse con los títulos. La misma estrategia ha sido seguida por su consejero delegado, Ángel Cano, que tras el vencimiento de la negociación de los derechos pasa a ser propietario de 544.493 acciones, es decir, aumenta su inversión en 11.343 nuevos títulos.

El scrip dividend es una de las fórmulas empleadas por las empresas para retribuir a los accionistas y ahorrarse el desembolso derivado de la operación. En su lugar las compañías que recurren a esta alternativa llevan a cabo una ampliación de capital liberado con derecho de suscripción por parte de los accionistas.

Según los términos fijados en el dividendo de mayo, BBVA establecía que por cada 47 títulos le correspondía una acción. Todo aquel que no estuviera interesado en aumentar su participación podría quedarse con las acciones para posteriormente venderlas en el mercado o tomar el dinero en efectivo mediante la venta de los derechos a la entidad. Para estas dos últimas opciones, el interesado tiene que comunicárselo a la compañía de acuerdo al calendario establecido ya que si no se produce ningún aviso, el banco hace uso por defecto de la primera vía.

En el momento en que se fijó el precio de los derechos la acción cotizaba a 5,67 euros, pero a día de hoy su valor ha caído a los 4,99 euros por título. Sus derechos también se han desplomado un 40,5% y pasan de los 0,118 iniciales a los 0,07 euros de este miércoles.

Hace una semana, Santander, el otro banco sumido en el proceso de retribución a los accionistas, divulgó a la Bolsa de Londres y posteriormente a la CNMV la decisión adoptada por parte de su cúpula directiva. Según los datos proporcionados, Emilio Botín y sus hijos Ana Patricia y Francisco Javier prefirieron quedarse con el dinero. En concreto entre los tres llegaron a recibir 17,4 millones de euros.