"Las intervenciones se produjeron por encima de 500 puntos"

Solchaga cree que España está entrando "en zona de alarma"

El exministro de Economía y Hacienda y socio-director de Solchaga Recio&asociados, Carlos Solchaga, ha afirmado de que España está "en relativo riesgo" porque las intervenciones de países se han producido con primas de riesgo en niveles superiores a 500.

Solchaga ha realizado estas reflexiones en un encuentro empresarial celebrado en Bilbao con motivo de la asamblea general de la patronal vizcaína Cebek.

El consultor internacional ha afirmado que la evolución de la prima de riesgo es un dato "malo" e "inquietante" y, además, porque no se ve "ninguna reacción europea que pueda permitir la vuelta de la prima de riesgo a niveles inferiores". "Conviene recordar, aunque no sea grato decirlo, que las intervenciones se han producido en los niveles superiores a 500, pero, con frecuencia, sin llegar siquiera a 600 puntos", ha añadido.

Por lo tanto, ha asegurado que se está en una situación de "relativo riesgo", en la que, "por mucho que haga el Gobierno, bien o mal", no sólo depende del Gobierno la salida de la misma. A su juicio, depende fundamentalmente de la cooperación europea.

Solchaga ha afirmado que su reflexión sobre la coyuntura es "triste, preocupante y también alarmante" porque cree que se está "entrando en zona de alarma" y "no es algo que tenga una solución fácil".

Solchaga ha afirmado que las reformas que ha emprendido el Gobierno del PP están en el "camino correcto" y quiere creer que "van a servir, pero es posible que no". En su opinión, el mayor "foco de desestabilización" que está afectando a la bolsa española y a la de otros países es la posibilidad de la caída de Grecia del área monetaria del euro.

Según el exministro, podría ser "desordenada" y provocar "graves daños financieros" dentro y fuera de Grecia. Además, ha indicado que los mercados "siempre se ponen en la peor de las situaciones" como medida de precaución. "Y si Grecia queda fuera del euro, pueden pensar que no hay ninguna razón para que otros países con dificultades como España mismo pudieran en su día quedar también fuera. Y eso es lo que más inquieto tiene a los mercados que la propia valoración de la reforma financiera reciente", ha añadido.

A su juicio, la ciudadanía tiene el temor de que la deuda soberana de países que no estaban en tela de juicio, como España, no se pague y también hay "miedo" de que, si saliera Grecia del euro, podría ser el "primer paso" para que otros salieran.

Solchaga ha recordado las palabras del expresidente del Gobierno, Felipe González, de que España o Italia no podrían salir del euro, sin que la moneda única dejara de romperse. "Quizá sea verdad, eso debería servirnos como cortafuegos ante el peor de los escenarios, pero el hecho de que esto sea verdad no quiere decir que no puede ocurrir", ha agregado.

Reformas del PP

Solchaga, que ha defendido la reforma laboral del Gobierno del PP, ha indicado que lo que no han conseguido, en general, las reformas del PP es "tranquilizar los mercados". En este sentido, ha señalado que la reforma financiera no ha sido "tan contundente, tan determinante" como para que los mercados hayan recuperado "inmediatamente la fe en la posibilidad de que las entidades financieras españolas en su conjunto y, en su gran mayoría, estén libres de problemas o puedan, con la ayuda del Estado resolver los que tienen".

El exministro cree que esta reforma financiera se debería haber producido "antes en el tiempo y debería haber sido más intensa". Ha añadido que cuando los mercados tengan la impresión de que, cualquiera que sea el coste en términos de déficit fiscal o en términos de reputación, el Tesoro español está dispuesto a apoyar a todas las instituciones en dificultades, "se volverá a adquirir la tranquilidad".

El exministro ha indicado que da la impresión de que los mercados no han acogido "como agua de mayo" esta reforma para superar sus "dudas". A su juicio, lo que se necesita es "comprensión" de Europa y también podría ser "bueno" que el Fondo de Estabilidad Financiera dé "algún dinero".

Solchaga ha reflexionado sobre las políticas que se están desarrollando para hacer frente a la crisis y, en concreto, tras analizar la actuación del Banco Central Europeo, ha asegurado que existe una política monetaria "bien diseñada" pero "inútil" para producir una cierta recuperación económica. Ello es lo que ha llevado a tener que confiar en la política fiscal para salir de la crisis.

El exministro ha indicado que la apuesta por exclusiva por el ajuste final, para países con baja tasa de crecimiento, supone entrar un "circulo vicioso, un bucle, del cual no sabemos salir".

A su juicio, tienen "razón" los que plantean "mezclar" el crecimiento con "gradualizar" el proceso de ajuste fiscal", pero ha advertido que ello, "no sirve, si los mercados no te lo permiten hacer".

Solchaga cree que necesitamos "algo más" y es que los mercados "se crean que esa fórmula va a funcionar". El exministro ha defendido un nueva política económica que ponga "más énfasis" en el crecimiento y "un poco menos en el ajuste fiscal", lo que implica más años de déficit y supone, por tanto, más deuda pública.

"Y eso solo tiene un nombre, no lo quieren reconocer, los alemanes menos que nadie, y es que alguien ya sea el Fondo de Estabilidad Financiera o el Banco Central Europeo, mediante previa modificación de los estatutos, disponga del dinero suficiente para garantizar el valor facial de la deuda de los países bajo sospecha", ha agregado Solchaga, que ha insistido en varias ocasiones en que el BCE deber proporcionar liquidez.

Ello requeriría un consenso en la UE y también un cambio de posición por parte de Alemania, a la que se debería garantizar que en el medio plazo la disciplina fiscal y la gobernanza económica iba a "funcionar mejor".

Solchaga ha manifestado que "ojalá" tengan razón los empresarios vizcaínos cuando dicen que no ven la recuperación antes de 2015. A su juicio, en 2012 y 2013 está garantizado que no ocurrirá y cree que, sin el apoyo de Europa, "no tenemos salida de la crisis".

A su juicio, esto "va para largo" y no es fácil vislumbrar una salida que será "dolorosa". Solchaga ha destacado que "no conducen a nada" insistir en lo "mal" que lo hizo el anterior Gobierno, retrasar la presentación de unos presupuestos por unas elecciones o "dejar caer" el "buen nombre" del Banco de España, lo que solo produce "grave daño" en la credibilidad de España. Además, ha indicado que tampoco "sirve para nada" nacionalizar un banco "sin que nadie del Gobierno se presente a tranquilizar a los depositantes".

Asimismo, Solchaga ha afirmado que el Gobierno es "consciente de lo que tiene que hacer" pero, además, tiene que "evitar los pánicos" porque "no puede cada 15 días salir con nuevas reformas, mal pensadas, insuficientemente estudiadas para corregirlas dos meses después". "Necesitamos gobernantes con la visión suficiente como para saber lo que se juega, no gobernantes para que ganen las próximas elecciones con fotos baratas", ha dicho.

Por último, preguntado en el coloquio por si debería haber dejado que Bankia quebrara en lugar de intervenir, cree que lo acertado es "proteger" y "no sirve de nada" aunque pueda parecer "justo acabar con aquellos que han sido responsables de la política de gestión inadecuada en una entidad financiera".