La AEB afirma que harán todos los esfuerzos necesarios

La banca prevé cumplir las nuevas provisiones sin recibir ayuda pública

La Asociación Española de Banca (AEB) ha declarado que los bancos "se proponen una vez mas cumplir con la nueva reforma financiera sin solicitar ayudas públicas, de forma que no se perjudique al contribuyente".

La patronal de la banca ha asegurado a través de un comunicado que "los bancos socios de la AEB van a hacer todos los esfuerzos necesarios para cumplir los nuevos y extraordinarios requerimientos acordados por el Gobierno". En una escueta nota, la AEB subraya que "una vez más se proponen hacerlo sin solicitar ayudas públicas, de forma que no se perjudique al contribuyente".

Por su parte, la Confederación de Cajas de Ahorro, la CECA, ha declarado que confía que los dos evaluadores independientes que estarán encargados de analizar toda la cartera crediticia de las entidades "confirmarán la solidez patrimonial de las entidades que conforman el sistema financiero español".

Las entidades y fuentes consultadas afirman que se tratan de unas medidas muy exigentes y que su bondad o no será analizada la semana que viene por los mercados bursátiles, quienes señalarán si lo anunciado hoy es suficiente para devolver la confianza. Todas ellas coinciden además en que aún es pronto para cuantificar el impacto exacto de las nuevas medidas y que esperarán a conocer los detalles concretos del Real Decreto Ley que se publicará mañana en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para ver el impacto que tendrá en sus balances y el flujo de crédito a la economía real.

Las nuevas medidas anunciadas hoy por el ministro de Economía, Luis de Guindos, que obligarán a las entidades a provisionar 28.000 millones de euros más por el ladrillo sano han sido calificadas por fuentes del mercado como innecesarias y sobredimensionadas.

El Banco Popular ha declarado que cuenta con un margen de exploración y una capacidad de generación de plusvalías que le permite afrontar los nuevos requerimientos sin necesidad de ayudas públicas.

Fuentes del Banco Sabadell han asegurado por su parte que las medidas son muy exigentes e incluso las han calificado de desproporcionadas, pero afirman que el banco cumplirá con estas las exigencias sin incurrir en pérdidas.

Según otras fuentes del mercado consultadas por Cinco Días las grandes entidades financieras españolas serán capaces de realizar las nuevas provisiones solicitadas por Economía a cuenta de sus resultados y no necesitarán de la ayuda del FROB a través de cocos. Estas mismas fuentes cifran en 2.000 millones las dotaciones que tendrá que realizar Caixabank, mientras que Banca Cívica necesitará dotar unos 1.300 millones.

En el caso del BBVA, otras fuentes calculan que las nuevas exigencias tendrán un impacto bruto de 1.800 millones de euros.