En el 0,5%

El Banco de Inglaterra mantiene los tipos de interés

El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (MPC) ha conservado este jueves los tipos de interés en el 0,5%, y tampoco ha modificado la dotación de su programa de emisión de dinero para la reactivación del mercado crediticio.

Al término de su reunión de dos días, y como estaba previsto, el comité ha decidido dejar el precio del dinero en el 0,5%, el nivel más bajo en la historia de esa institución bancaria.

El banco ha optado además por no variar el programa conocido como Alivio Cuantitativo, con el que hay comprometidos 325.000 millones de libras (unos 393.819 millones de euros), como manera de reactivar el mercado del crédito.

La última inyección de dinero se produjo el pasado febrero después de que el Banco proporcionará otros 50.000 millones de libras (60.512 millones de euros).

No obstante, algunos economistas no descartan que se produzca otra inyección multimillonaria por parte del Banco de Inglaterra dentro del citado programa de Alivio Cuantitativo para antes del próximo agosto.

La decisión de hoy era esperada por los analistas, si bien algunos expertos contemplan que el banco emisor inglés pueda empezar a subir los tipos durante 2012 como manera de controlar la inflación interanual, que el pasado marzo se fijó en el 3,5%, una cifra que supera el 2% que el banco tiene como objetivo lograr.

Algunos expertos achacan las presiones para que se produzca un aumento en las medidas de estímulo económico al reciente empeoramiento de la crisis en la zona euro.

Además, los últimos datos oficiales, publicados el 25 de abril, mostraron que el Reino Unido ha entrado en su segunda recesión desde 2008 con una caída del PIB del 0,2% en el primer trimestre de 2012. Esas cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, por sus siglas en inglés) cuestionaron la eficacia de la política económica del Gobierno para estimular el crecimiento. Esa contracción se sumó a la registrada en el último trimestre de 2011, del 0,3%, lo que supone técnicamente la entrada en recesión.