El préstamo de títulos se dispara un 122%, hasta los 94 millones

Los bajistas se ceban con Bankia

El sector bancario atraviesa una difícil coyuntura y los hedge funds han convertido a Bankia en su diana. Desde enero, las operaciones bajistas contra la entidad han aumentado un 122%.

Que Bankia no atraviesa uno de sus mejores momentos es de sobra conocido después las noticias que se han ido publicando a lo largo de la semana. La última de ellas, la intención del Gobierno de nacionalizar la matriz de Bankia, BFA, según lo divulgado ayer al cierre del mercado. A la espera de conocer cuál es el plan definitivo que el Ejecutivo tiene pensado para la compañía y para el resto de la banca, los bajistas aprovechan la situación de debilidad que vive el Ibex y especialmente el sector financiero con el objetivo de sacar el mayor partido posible.

En los últimos meses uno de los grandes afectados ha sido Bankia. Desde que salió al mercado el pasado 20 julio ha perdido ya más de un 40%. En el momento de su puesta de largo en el parqué madrileño el precio de la acción se situaba en los 3,7 euros y hoy ronda el nivel de los 2 euros. La capitalización bursátil pasa así de los 6.500 millones a los 4.123 millones.

Los ataques a la entidad se han acelerado en los primeros meses de 2012 después de que la CNMV, en consonancia con otros reguladores europeos, decidiese levantar el veto a las posiciones cortas que existía desde mediados de agosto de 2011 sobre las empresas financieras.

En cinco meses las apuestas bajistas han aumentado un 122% según los datos de préstamos divulgados a la Bolsa de Madrid. El 2 de enero el número de títulos prestados se situaba en los 42 millones y a cierre del 8 de mayo la cantidad ascendía a los 93,9 millones. No todos los préstamos de valores se destinan a hacer apuestas bajistas -también se usan, por ejemplo, para dar cobertura a instrumentos financieros-, pero sí la mayoría.

Las operaciones bajistas consisten en obtener prestados los títulos de una determinada compañía para venderlos y comprarlos posteriormente a un precio inferior. Esencialmente, si el valor baja el que apuesta a la baja se embolsará la diferencia entre el precio al que ha vendido y posteriormente recompra las acciones.

En el contexto que vive la compañía parece que los bajistas han conseguido sacar beneficio de sus apuestas y el mejor ejemplo de ello se encuentra en la evolución que ha sufrido el precio de la acción. El 16 de febrero, momento en que se levantó la prohibición, sus títulos valían un 3,09. A cierre de marzo bajó a 2,71 euros y en los últimos días no cesa de perforar mínimos. En concreto, esta misma mañana el valor su acción cae a los 2 euros frente a los 2,37 euros del pasado lunes, día en que saltó la noticia con la que el mercado venía especulando.

Según las últimas comunicaciones realizadas a la CNMV, a comienzos de mayo el capital de Bankia que estaría en manos de los bajistas sería del 0,442%. Sin embargo, si se toman los datos divulgados por la Bolsa de Madrid, es decir, los 94 millones de acciones prestadas suponen el 4,7% del capital total. Asimismo, y si solo se tiene en cuenta el free float (el número real de acciones en circulación) este porcentaje sube hasta el 9,3%, ya que Banco Financiero y de Ahorro es propietario del 45,5% (908 millones de acciones) y Mapfre del 4,3% (75 millones).