Los analistas creen que podrían salir del euro

Grecia ¿más cerca del default?

Los analistas creen que el resultado electoral griego anticipa una fuerte inestabilidad política y dificultades en las relaciones con Europa. Además, aseguran que la posibilidad de que el país salga del euro es más elevada ahora que hace unos meses.

Obras en la Acrópolis en Atenas, Grecia.
Obras en la Acrópolis en Atenas, Grecia.

"Grecia impagará sus deudas antes o después". La frase está incluida en el informe diario bursátil de la firma de análisis de Bankinter pero es una afirmación con la que la mayor parte de los analistas están de acuerdo horas después de conocerse el resultado electoral en el país heleno.

El partido vencedor de las elecciones griegas, la conservadora Nueva Democracia (ND), iniciará hoy los contactos para formar un nuevo gobierno de coalición. Las tareas exploratorias se antojan complicadas porque el pacto de Gobierno deberá incluir al menos a tres formaciones políticas ya que los partidos que hasta ahora formaban la coalición de gobierno en Grecia -ND y el socialdemócrata Pasok- no suman la mayoría absoluta de los escaños del parlamento.

Con el 99,01% de los votos escrutados, ND obtiene una pobre victoria con el 18,88% de los votos (33,4% en 2009) y el socialdemócrata Pasok queda relegado a la tercera posición, con el 13,2% de los votos, tras ganar en 2009 con el 43,9%. La Coalición de la Izquierda Radical (Syriza) cuadruplicó sus resultados de las últimas elecciones convirtiéndose en segunda fuerza política del país con el 16,76%.

Desde Renta 4 aseguran que el resultado en el país heleno es más preocupante que en Francia -donde tal y como adelantaban las encuestas y había descontado el mercado ha ganado Hollande-, por cuanto Nueva Democracia y Pasok han sido incapaces de conseguir los votos suficientes para formar un gobierno de coalición. "El Parlamento queda muy fragmentado y se aprecia un castigo importante a los grandes partidos que han apoyado la austeridad fiscal", recuerda la firma.

Este resultado, a juicio de José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, anticipa "una fuerte inestabilidad política adicional y dificultades en las relaciones con Europa", lo que podría provocar la salida de Grecia del euro. "Nosotros ahora consideramos que la posibilidad de que Grecia abandone el euro es superior al 50%", añade.

Desde Link Securities apoyan esta teoría. "Grecia tiene un grave problema de financiación, por lo que de rechazar las medidas acordadas con el resto de países de la zona euro y con sus proveedores su pertenencia al euro quedaría totalmente en entredicho", aseguran.

Esta posibilidad no sería un drama para la euro zona, según explican en Bankinter que creen que su salida del euro es menos improbable que "hace un año, pero con la diferencia de que en la situación actual pensamos que la divisa única sobreviviría a ello (no así si hubiera sucedido hace un año, por ejemplo)".

En los próximos días la clave estará en ver si son capaces de formar un Gobierno que mantenga los compromisos de ajuste fiscal necesarios para que FMI y UE sigan dando fondos al país heleno. Renta 4 recuerda que entre los deberes del nuevo Gobierno que salga de las urnas griegas están los recortes inmediatos de 3.000 millones de euros y detalle de 12.000 millones de euros de recortes adicionales necesarios para 2013-14. "En caso de no ser capaces de cumplir con sus compromisos de ajuste fiscal, aumentar inestabilidad y el riesgo de posible default y volverán los rumores de salida del euro", afirma Renta 4.

Nuevas elecciones en el corto plazo

Por otra parte, Estefanía Ponte, analista de Cortal Consors, cree que estos resultados en Grecia unidos a los de Francia y a los resultados en Italia, también esperados, son argumentos que apoyan las dudas sobre el final de la crisis en la zona euro. La experta considera además que los resultados de Grecia podrían obligar al país a celebrar nuevas elecciones en el corto plazo.

A pesar de todo, Bankinter hace una lectura positiva de las elecciones en Grecia y afirma que "lo único bueno que tiene todo esto es que se distraerá la atención de España, trasladándola hacia Grecia y, sobre todo, hacia el corazón de la Eurozona, que es Francia, donde probablemente se encuentren los verdaderos problemas europeos a partir de ahora".

Y es que según explican en la firma el debate está ahora en torno al crecimiento de la eurozona y el origen de los fondos. "O se obtienen a través del segundo Plan Marshall como empieza a comentarse (algo que parece francamente improbable porque los americanos no están como para hacer donaciones a fondo perdido), o bien la inyección de fondos la realiza el BEI con financiación del BCE", explica la firma que cree que ambas alternativas ofrecen reducidas probabilidades de hacerse realidad, por "lo que lo más probable es que la eurozona se transforme poco a poco en base a las reformas estructurales ya en marcha y que el proceso exija varios años".