Estos activos tóxicos crecieron un 12% durante 2011

BFA-Bankia acumula 5.300 millones de euros en suelo

La cartera de suelo acumulada por el grupo Bankia-BFA ascendía al cierre de 2011 a 5.290 millones de euros en términos brutos, un 12,9% más que un año atrás. Este activo tóxico está provisionado en un 53%.

En medio del debate sobre la necesidad de crear sociedades de liquidación donde la banca separe el ladrillo, el grupo Banco Financiero de Ahorros (BFA, matriz de Bankia) ha comunicado a la CNMV sus resultados de 2011, en los que se recoge la voluminosa cartera que acumula de activos adjudicados.

De acuerdo con las cuentas consolidadas del grupo, BFA tenía al cierre del pasado ejercicio 13.949 millones de euros de ladrillo en su balance, en términos brutos. Descontando las provisiones dotadas para cubrir su deterioro, 4.867 millones de euros, la cifra cae hasta 9.082 millones. El incremento del importe bruto, respecto a 2010, es del 15,2%.

El grueso de esta cartera es suelo y viviendas. En el caso del suelo, el importe bruto cerró 2011 en 5.290 millones, un 12,9% más que el dato de 2010, con una cobertura del 53% (una de las más altas de la gran banca). En el caso de las viviendas incorporadas al balance del grupo tras la ejecución de hipotecas, su importe bruto asciende a 3.493 millones de euros, con una cobertura del 20,4%. En el importe agregado de activos adjudicados se incluyen también promociones terminadas (1.808 millones), promociones en curso (782 millones) y participaciones y créditos en empresas constructoras (1.433 millones).

El grupo presidido por Rodrigo Rato ha defendido en varias ocasiones la creación de sociedades independientes donde las entidades puedan segregar los activos inmobiliarios más difíciles de vender, especialmente suelo. De hecho, buena parte del sector asegura en privado que la solución que está buscando el Ministerio de Economía está especialmente diseñada para BFA-Bankia.

Para blindar la cartera de adjudicados, el grupo BFA (producto de la integración de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco pequeñas cajas de ahorros) ha aumentado considerablemente las coberturas destinadas a estos activos. Al cierre de 2011 representaban el 53,58% de la cartera, frente al 37,9% de un año atrás.

Reducción de la cartera de crédito a promotores

En las cuentas presentadas a la CNMV también se recoge una importante disminución del crédito a promotoras e inmobiliarias, al pasar de 42.390 millones al cierre de 2010 frente a 37.517 millones de euros en diciembre de 2011 (-13%).

Del importe total de exposición al sector inmobiliario y de la construcción, 10.564 millones tenían carácter dudoso, un 36,5% más que en 2010, mientras que los subestándar se redujeron un 18,6%, hasta los 7.283 millones de euros. Los activos fallidos se situaron en 1.748 millones, un 22% menos que los contabilizados en el ejercicio precedente, por importe de 2.241 millones.

Estas cifras ponen de relieve que el ratio de morosidad del crédito inmobiliario se disparón durante 2011, al pasar del 18% al 28,1%. El ratio de morosidad total del grupo BFA al finalizar el ejercicio 2011 fue del 8,66%, frente al 7,61% de media en el sector.