Por sus 'números rojos'

ACS se quedará este año sin el dividendo de Hochtief

ACS se quedará este año sin el dividendo que su filial Hochtief suele abonar en mayo, después de que la compañía alemana cerrara el ejercicio 2011 con una pérdida neta de 160,3 millones de euros por los problemas surgidos en dos grandes obras que desarrolla en Australia.

Florentino Pérez, presidente de ACS
Florentino Pérez, presidente de ACS

El comité ejecutivo y el comité de supervisión del grupo constructor alemán controlado por ACS planteó esta propuesta a la junta de accionistas que la compañía celebró este jueves. No obstante, Hochtief, que consolida en las cuentas de ACS, manifestó su intención de "mantener su política de dividendos" y trabajar para que sus accionistas puedan "participar adecuadamente en el éxito del negocio en el futuro". La compañía germana pagó en mayo de 2011 un dividendo bruto de dos euros por acción a cuenta de los resultados de 2010, cuando cosechó un beneficio neto de 288 millones de euros.

Hochtief ratificó ante su junta de accionistas su objetivo de volver a 'números negros' en el presente ejercicio, confirmando así las previsiones para el año realizadas el pasado mes marzo.

En dicha fecha, el grupo revisó a la baja su previsión de beneficio para el ejercicio 2012, como consecuencia de la rebaja que previamente realizó su filial australiana Leighton. La firma germana indicó que su resultado neto será positivo y se situará en el entorno de los 180 millones de euros, frente a la estimación inicial de que sumaría un importe ligeramente inferior al beneficio de 2010.

El presidente del comité ejecutivo de Hochtief, Frank Stieler, afirmó ante la asamblea de socios que el grupo está realizando un "considerable esfuerzo" para resolver las dificultades que atravesó el pasado año. "Desde el pasado mes de agosto contamos con un nuevo equipo gestor en Australia, cuyo principal objetivo es optimizar y gestionar los riesgos", añadió.