Paga el doble de intereses que en la emisión de marzo

El Tesoro coloca 3.180 millones en letras con fuerte demanda

Resultado descafeinado en la subasta de deuda. El Tesoro ha captado 3.180 millones de euros en letras a 12 y 18 meses hoy, algo más del máximo de 3.000 millones previsto y con alta demanda. El contrapunto lo ha puesto el coste de emisión. Ha pagado tipos medios del 2,62% y del 3,11%, prácticamente el doble que en la subasta de marzo.

El entorno prometía dificultades para el Tesoro. En un momento de máxima tensión en el mercado de deuda después de que ayer la prima de riesgo de España alcanzara el nivel más alto de la era Rajoy (435 puntos básicos), el Estado aspiraba hoy a captar entre 2.000 y 3.000 millones de euros en letras a 12 y 18 meses. Un objetivo logrado e incluso superado tras colocar 3.180 millones de euros.

El Tesoro, consciente de la dificultad para emitir en el momento actual, había rebajado su objetivo de captación al nivel más bajo desde julio. Una decisión que ha facilitado el resultado de la colocación aunque la demanda de los inversores también ha acompañado al resultar superior a la de la subasta de marzo.

El ratio de cobertura para la emisión a 12 meses ha alcanzado las 2,9 veces frente a las 2,14 de la anterior emisión, mientras que para las letras a 18 meses ha resultado de 3,77 veces frente a las 2,93 de la subasta de marzo. En total, por tanto, se han colocado 2.092 millones a 12 meses de los 6.063 solicitados y otros 1.085 millones a 18 meses de los 4.089 demandados.Un síntoma de interés por parte de los inversores, especialmente tras la escalada de las rentabilidades de la deuda. Y es que el coste de emisión se ha doblado en un mes. El Tesoro ha pagado un tipo medio del 2,623% en las letras a 12 meses, muy superior al 1,418% de marzo, mientras que en la referencia a 18 meses el coste medio quedó en el 3,11% respecto a 1,711% que pagó de media en la subasta anterior.

El resultado de la subasta deja así dos lecturas. El apetito por la deuda persiste pero a tipos más elevados, un reflejo de la creciente desconfianza del mercado hacia España.

La gran prueba, en cualquier caso, llegará el próximo jueves cuando el Tesoro pretende captar bonos a 2 y 10 años. El objetivo de emisión para esas referencias está fijado entre los 1.500 y los 2.000 millones de euros.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, explicó ayer en París las medidas adoptadas por el Gobierno a un grupo de inversores y hoy se reúne con el presidente del BCE, Mario Draghi. La prima de riesgo se ha relajado al entorno de 417 puntos básicos tras la subasta.