La prima de riesgo cae a 413 puntos básicos

El Ibex repunta el 2,28% animado por el resultado de la subasta

Tregua en los mercados. El resultado de la subasta de deuda en España hoy se interpretó con optimismo y facilitó el buen tono de la sesión a pesar del revuelo generado por la expropiación de YPF a Repsol. El Ibex ha repuntado el 2,28% pese a la caída del 6% de la petrolera, mientras que la prima de riesgo ha caído hasta los 413 puntos básicos.

Los inversores optaron por centrarse hoy en los aspectos positivos y las compras se impusieron en los mercados. España, en el punto de mira, centró las miradas pero en esta ocasión para bien pues el resultado de la subasta de deuda hoy sirvió como excusa para acelerar las compras al demostrar que sigue existiendo liquidez en el mercado dispuesta a invertir en el riesgo España. Otras noticias como el inesperado repunte del índice ZEW de confianza en Alemania o las mejores perspectivas de crecimiento del FMI sirvieron para afianzar la tendencia alcista y favorecer el optimismo. En este contexto, las Bolsas europeas subieron el 2,5% de media y el Ibex, afectado por la caída del 6% de Repsol, quedó rezagado pero logró un alza del 2,28% para situarse en los 7.373,3 puntos.

La primera cita del Tesoro con los mercados esta semana generaba mucha preocupación. El Estado se enfrentaba al reto de captar entre 2.000 y 3.000 millones de euros en letras a 12 y 18 meses hoy, un día después de que la prima de riesgo de España alcanzara el máximo de la era Rajoy (435 puntos básicos). El principal temor era una demanda débil pero al final la prueba se superó sin sobresaltos. El Estado colocó por encima del máximo previsto (emitió 3.180 millones de euros), la demanda resultó elevada (el ratio de cobertura alcanzó 3,19 veces) y los costes de financiación se doblaron pero estuvieron en línea con los precios del secundario.

En concreto, el Tesoro emitió 2.092 millones a 12 meses a un tipo marginal del 2,738% frente al 1,473% de la emisión anterior, al tiempo que colocó otros 1.085,6 millones a 18 meses a un marginal del 3,2% frente al 1,77% de la subasta de marzo. "La subasta no ha estado mal. La rentabilidad con respecto a secundario ha estado en línea y la demanda ha sido notable", resume Borja Gómez, de Inverseguros. "Los tipos son muy atractivos porque compiten con los depósitos y el volumen de la colocación ha sido muy bueno. Las compras han venido fundamentalmente de inversores domésticos. Será más relevante lo que ocurra el jueves. El 2 años probablemente será muy bien acogido pero habrá que ver lo que ocurre con el 10 años", argumenta Javier Ferrer, de Ahorro Corporación.

IBEX 35 6.557,50 -0,33%

La prima de riesgo cayó justo después de la subasta y al cierre se situó en los 413 puntos básicos, lo que ayuda a recortar distancias con el diferencial italiano, que ayer se relajó menos para situarse en los 373 puntos básicos.

A la espera del veredicto del mercado el jueves (el Tesoro aspira a captar entre 1.500 y 2.500 millones), el resultado de la subasta de hoy se ha recibido bien en el mercado y el nerviosismo que imperaba a primera hora de la sesión, azuzado por la expropiación de YPF a Repsol la víspera, se fue disipando con el paso de las horas. La revisión al alza de las previsiones de crecimiento mundial por parte del FMI y otras noticias como el inesperado aumento del índice ZEW de confianza empresarial en Alemania contribuyeron también a mejorar el tono de la sesión.

El FMI pronostica que el PIB mundial aumentará el 3,5% frente a su estimación anterior del 3,3%. Una noticia que gustó en el mercado. El organismo internacional, además, también dio un espaldarazo a España al comentar que considera "acertado" el ritmo de consolidación fiscal y que observa señales positivas" para volver al crecimiento en 2013. Eso sí, para este año espera una caída del PIB del 1,8%, una décima más de lo anticipado en enero y prevé que España cierre 2013 con un déficit del 5,7%.

Los inversores, en cualquier caso, se centraron más en los aspectos positivos de la jornada. El mercado prefirió guiarse más en el buen resultado de la subasta en España que en otros aspectos como las incertidumbres que rodean a Repsol o unos datos económicos en EE UU que dieron una de cal y otra de arena. La producción industrial se mantuvo en marzo, los permisos de construcción aumentaron más de lo esperado y los inicios de nuevas viviendas cayeron el 5,8% cuando se esperaba un repunte del 1%.

Pese a todo el buen tono dominó y las ganancias se impusieron en las Bolsas. En Europa las ganancias medias rondaron el 2,5% con avances destacados para la banca (+4,13%), la construcción (+3,47%) y las aseguradoras (+2,9%) en una sesión en la que todos los sectores del Stoxx subieron.

El Ibex subió el 2,28% para situarse en los 7.373,3 puntos y logró uno de los peores comportamientos de la región por la fuerte caída de Repsol. La petrolera perdió un 6% y restó 33,7 puntos al Ibex. Por tanto, sin este castigo el Ibex hubiera podido remontar el 2,7%. En la jornada, de hecho, tan solo otros tres valores más (Sacyr, BME y Mediaset) concluyeron en negativo.