El Sepla pide el arbitraje obligatorio

Fomento maneja un informe sobre la viabilidad legal de un laudo en Iberia

El Ministerio de Fomento maneja un informe de la abogacía del Estado en el que se evalúan los pros y los contras sobre la viabilidad legal del arbitraje obligatorio para resolver el conflicto en Iberia que vienen reclamando sus pilotos. El laudo podría ser recurrido por la empresa, que considera que no se dan las condiciones exigidas por la ley. El Sepla dice que recurrió el de 1999 sin ningún éxito.

El Ministerio de Fomento maneja un informe jurídico en el que se expresan dudas sobre la viabilidad de que el Gobierno pudiera dictar un laudo de obligado cumplimiento para terminar con el conflicto que enfrenta desde hace tres meses a la dirección de Iberia con el Sepla, el sindicato de sus pilotos.

El arbitraje es una vía de salida al contencioso que ya exploró el departamento ministerial que encabeza Ana Pastor a finales del mes pasado. Para ello convocó en marzo a las partes a una mesa negociadora presidida por el exministro Manuel Pimentel, que terminó en fracaso en el plazo de una semana. Ayer mismo volvió a juntar a la partes en su despacho para advertirles que "la negociación es la vía de solución adecuada".

En los últimos días el jefe de la sección sindical del Sepla en Iberia, Justo Peral, ha reclamado el arbitraje obligatorio con insistencia. Por su parte, la dirección de la aerolínea no ve con buenos ojos esta salida, el menos de momento. Fuentes jurídicas cercanas a la empresa han señalado que "no se dan las condiciones que exige el Decreto ley de Huelga de 1977 que regula este tipo de soluciones".

Según esta normativa el Gobierno puede dictar un laudo de obligado cumplimiento siempre que se den tres supuestos. El primero, que la huelga se prolongue a lo largo del tiempo. El segundo, que la situación provoque un grave quebranto para la economía nacional. El tercero, que las partes mantengan alejadas sus posturas y que no se vislumbre la posibilidad de un acuerdo.

Hasta ahora el sindicato de pilotos ha realizado 13 jornadas de huelga y tiene convocadas otra treintena hasta finales del mes de julio, todos los lunes y jueves. La empresa ha evaluado en unos 90 millones de euros las pérdidas ocasionadas. Por último, la propia ministra de Fomento ha dicho en reiteradas ocasiones "que la huelga en Iberia no es la mejor receta pasa salir de la grave situación económica que vive España".

Fuentes jurídicas cercanas al colectivo de pilotos dijeron que la potestad de dictar un laudo es del Gobierno. Es él quien tiene que apreciar si se dan las condiciones que exige la norma. "La dirección de Iberia tendrá que acatar el arbitraje obligatorio si este se dicta".

Las mismas fuentes recuerdan que en el conflicto de 1999, provocado por la negociación de un convenio de pilotos respaldada con huelgas, al que siguió un cierre patronal y posteriormente un laudo, el arbitraje fue recurrido por el Sepla. Después de tres años de pleitos, el Tribunal Constitucional respaldó la legalidad del laudo.

Ayer fue un día de muchos comunicados. Iberia emitió uno en el que advirtió de que la huelga "abusiva" convocada por los pilotos y la "baja productividad" y "altos costes laborales" de este colectivo "amenazan el futuro de la compañía".

A la vez defiende la legalidad y españolidad de Express y para ello argumenta que el modelo tradicional de compañía aérea en las rutas de corto y medio radio es inviable, y el cierre de varias aerolíneas es prueba de ello, debido a la competencia de las compañías de bajo coste y de otros medios de transporte", ha señalado la aerolínea.

"Además, la productividad de los pilotos de Iberia es la más baja de España. La media de horas de vuelo que realizan al año es de 650, frente a 900 que permite la legislación vigente y las más de 800 que realizan los pilotos de las compañías de corto radio con las que competimos", explica.

El Sepla contestó a esta nota con otra en la que dice que la productividad de los pilotos de Iberia "es la más elevada de las compañías de red europeas" y menciona expresamente a Lufthansa, British Airways y Air France.

Las cifras

1.400 pilotos componen la plantilla de Iberia, que no se amplía desde hace siete años.

90 millones de euros son las pérdidas estimadas por la aerolínea por los 13 días de huelga realizados desde noviembre.

30 son las jornadas solicitadas de paros legales por el Sepla. Se celebrarán todos los lunes y viernes hasta el próximo día 20 de julio.

Pastor prefiere un mal pacto que un buen arbitraje

La ministra de Fomento, Ana Pastor, aseguró ayer tras la reunión que mantuvo por la tarde con la dirección de Iberia y con los representantes de los pilotos, que "es mejor un mal acuerdo que un buen laudo".

Pastor abogó por la intensificación del proceso de negociación entre las partes, pero advirtió que de no hacerlo "tendrá que intervenir el ministerio. La receta de la ministra para evitar ese "laudo" es que las partes lleven a cabo un acercamiento que debe culminar con éxito en el menor tiempo posible, aunque lo más importante, a su juicio, es que se produzca el entendimiento entre la empresa y los pilotos.

En la reunión entre las dos partes y el ministerio de ayer se acordó la remisión de un documento por parte de Iberia a Fomento donde se expongan los puntos de discrepancia que tiene la línea aérea con sus trabajadores, y en el momento "en que nos llegue lo vamos enviar a los pilotos para que nos den su parecer".

La ministra destacó que, tras escuchar a las dos partes, se tomará una decisión y "se actuará en consecuencia", aunque insistió en que espera un acercamiento entre las dos partes, y que a través de ese documento se "pueda cerrar el asunto".

Durante la reunión, dijo Pastor, se ha vuelto a decir a las partes que sería bueno para todos ese acuerdo, porque en este momento "en el que todos debemos arrimar el hombro", es un mal mensaje para los viajeros que una compañía tan importante tenga a sus pilotos en una huelga permanente.

La ministra recordó que Fomento es el órgano regulador, y que además es quien debe garantizar la libre circulación de los ciudadanos, y que por eso está interviniendo.