Desbloqueo de las relaciones

Las potencias mundiales buscan romper el punto muerto con Irán

Irán y seis potencias mundiales iniciaron el sábado un encuentro en el que tratarán de frenar el enfrentamiento por el programa nuclear de Teherán y reducir los temores a una nueva guerra en Oriente Próximo.

La reunión, que tiene lugar en Estambul, es la primera entre la república islámica y los representantes de Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania desde hace 15 meses. No se espera ningún avance histórico, pero diplomáticos occidentales sí esperan ver una disposición de Teherán a empezar a hablar de asuntos de importancia.

Eso, sostienen, sería un cambio notable en la actitud de Irán respecto al último encuentro, cuando ni siquiera quiso hablar sobre su programa nuclear, y podría bastar para programar una segunda reunión el próximo mes, posiblemente en Bagdad. Este resultado, al menos de momento, desalentaría las especulaciones acerca de un ataque de Israel contra las instalaciones atómicas iraníes para así evitar que su enemigo obtenga armamento nuclear.

Ambas partes han dicho estar dispuestas a trabajar en una solución a la disputa sobre un programa nuclear que Occidente sospecha que pretende fabricar armas nucleares, mientras que Irán sostiene que sólo quiere producir electricidad.

"Espero que lo que veamos hoy sea el principio de un proceso sostenido", dijo la jefa de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, que también es la principal representante de las seis potencias.

"Estamos aquí para encontrar modos en los que podamos forjar una confianza entre nosotros y modos en los que podamos demonstrar que Irán se está alejando de un programa de armas nucleares", añadió, en un comunicado.

El jefe negociador iraní dijo a Ashton en una cena el viernes que espera que las potencias "ganen la confianza de la nación iraní en esta ronda de negociaciones".

"Irán entrará en las negociaciones con una actitud constructiva e insistirá en sus derechos", le citó la televisión estatal iraní.

"Mi consejo es tener unas expectativas bajas", señaló un importante diplomático. "No forma parte de nuestro juego establecer mañana (por el sábado) una larga lista de demandas y condiciones específicas. Saben lo que pensamos de todas estas cosas".

Irán asegura que propondrá "nuevas iniciativas" en Estambul, pero no está claro si esto supone que ahora esté preparado para abordar limitaciones a su programa de enriquecimiento de uranio.

"Irán está enviando señales de que quiere una reunión seria y constructiva", declaró otro diplomático.

Israel -que se cree es el único país de Oriente Próximo con un arsenal atómico- considera los planes iraníes como una amenaza a su existencia. Irán, por su parte, ha amenazado con responder a cualquier ataque cerrando el estrecho de Ormuz, una importante vía para el comercio marítimo.