Cinco Sentidos

Españoles, hagan juego

La película 'Los Pelayos' recuerda la historia por los casinos de esta familia y se suma al actual boom de las apuestas

Ni la crisis ni internet han podido con la industria del juego en España. Más bien al revés: la esperanza de solucionar problemas económicos jugando a la primitiva o la lotería y la llegada de numerosas compañías dedicadas al juego online mantienen los ingresos del sector.

Los españoles gastaron en algunos de los juegos gestionados por Loterías y Apuestas del Estado (LAE) más dinero en 2011 que en 2010. De acuerdo a datos aportados por LAE el viernes a este diario, el pasado año el organismo facturó 9.722,5 millones de euros, frente a los 9.592,2 millones de 2010. Cada español gastó 206,7 euros en los juegos gestionados por LAE (lotería, primitiva, quiniela...), un euro y medio más que el año anterior. En todas las comunidades autónomas se registraron subidas de participación, excepto en Galicia, donde cayó un 0,27%, y La Rioja, con un descenso del 0,9%. El secreto en el aumento de los ingresos de LAE estuvo en el euromillón, que supuso un negocio para el organismo público de 1.469,5 millones de euros, un 40% más que en 2010; el resto de juegos experimentó una leve caída porcentual en los ingresos (del 1,04% en el caso de la lotería nacional, que generó 5.268 millones de euros).

Las dos mayores compañías privadas de juego en España, Cirsa y la cotizada Codere, ganaron más en 2011 que el año anterior, aunque atribuyeron las subidas al tirón de sus negocios en el exterior. Cirsa elevó su beneficio un 11,5%, hasta los 290 millones. Codere ganó 52,2 millones de euros, el 78,2% más que en 2010, y facturó 1.374,4 millones, un 22% más.

Las televisiones, algo impensable hace unos años, retransmiten campeonatos de póquer. Las radios dedican programas a repasar la actualidad del sector y sus parrillas, especialmente la de los programas deportivos, se inundan de publicidad sobre casas de apuestas en internet.

Hasta el cine hace hueco al juego: la próxima semana se estrena Los Pelayos, basada en la historia de la familia García Pelayo, que en los años noventa recorrió casinos por Europa aplicando en la ruleta un método que, básicamente, consistía en encontrar una imperfección en las mesas que facilitara una estadística fiable sobre la caída de la bolita en ciertos números. El reparto incluye a los actores Blanca Suárez, Daniel Brühl, Eduard Fernández, Lluís Homar y Miguel Ángel Silvestre, conocido popularmente como El Duque por la serie Sin tetas no hay paraíso.

"Estoy pensando ya en hacer Los Pelayos en Macao", comenta Gonzalo García Pelayo, cabeza de la familia y maestro de jugadores en España, además de productor de música y de cine. "En el Festival de Málaga la película lo inaugura la próxima semana han tenido que doblar la capacidad de la sala para estrenarla", dice en una entrevista mantenida en su casa de Madrid.

El posible desembarco, en Madrid o en Barcelona, de la multinacional estadounidense Las Vegas Sands, con la edificación de un macrocomplejo de juego y convenciones, alimenta aún más las expectativas del sector.

El multimillonario Sheldon Adelson, que anunciará la decisión final de la compañía antes de verano, prevé que el proyecto suponga una inversión de más de 18.000 millones de euros y que dé empleo a más de 100.000 personas.

"Me indigna que todavía no me hayan llamado para presentarme sus respetos", bromea García Pelayo. No obstante, ¿no es un modelo, el de los casinos, con la llegada del juego online, ya caduco? "Para nada", responde García Pelayo. "Cuando se empezaron a retransmitir partidos de fútbol en todas las televisiones se dijo que eso iba a provocar que la gente dejara de ir a los estadios a ver los partidos; y lo que ocurre es lo contrario, que como la gente ve por televisión el partido quiere vivir en directo el espectáculo".