Encuentro en Washington

Lagarde alerta a EE UU de que si Europa flaquea también lo hará su economía

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha afirmado hoy en un discurso que si la economía europea se debilita se verá afectada la recuperación de Estados Unidos, país al que pidió liderazgo a nivel mundial.

"Si la economía europea flaquea, la recuperación estadounidense y el empleo estadounidense estarían en peligro. Por lo que Estados Unidos tiene un gran interés en cómo le va a Europa y al mundo", ha declarado Lagarde en el Encuentro Anual de Associated Press en Washington.

La directora gerente del FMI ha alertado del peligro que entrañan las prisas por ejecutar medidas de austeridad, que pueden frustrar el camino de recuperación, y ha recordado que "países con bajo coste del crédito, como Estados Unidos, no deberían proceder demasiado rápido".

No obstante, hay que tener en cuenta la alta deuda pública de la primera economía mundial, algo que se podría reducir con una contención del gasto estructural y un incremento en los ingresos, así como con medidas para reducir la deuda de las familias, ha manifestado.

Lagarde ha pedido a Estados Unidos que ejerza su liderazgo mundial, como ya sucedió tras la II Guerra Mundial o la Guerra Fría, para conseguir "un mundo más próspero, pacífico y mejor". "Hoy estamos en otro momento histórico, en el que EE UU, trabajando de manera cercana con sus socios, puede ayudar a un futuro mejor en el mundo", ha subrayado.

En un discurso repleto de referencias a los vínculos históricos, económicos y comerciales entre Estados Unidos y Europa, la directora gerente ha recordado que en la crisis lo principal es asegurar estabilidad, crecimiento y empleo.

"Doy la bienvenida a la decisión europea de fortalecer el cortafuegos (contra la crisis), que debería ayudar a detener el contagio. Esto debería apoyar un más sólido cortafuegos global, conseguido en parte por un incremento de los recursos del FMI", ha afirmado Lagarde.

La responsable del FMI ha recordado que hay señales de estabilización en la Unión Europea, aunque la recuperación es aún "muy frágil", con niveles de deuda demasiado altos y desempleo.

Además, ha considerado necesario un sector financiero más seguro que "ponga el interés social por delante de sus propias ganancias", algo que en su opinión se está alcanzando con regulaciones en el comercio de derivados o nuevos requerimientos bancarios.

Lagarde ha señalado que pese a que la economía mundial se está recuperando, "aún intenta salir de la más profunda y dolorosa crisis desde la Gran Depresión", al tiempo que cada vez está más interconectado y es más vulnerable a la expansión de problemas en un solo país.

En su opinión, el empleo debe ser una prioridad en el camino de la recuperación, especialmente entre los jóvenes, con el apoyo a políticas incluyentes, para que todo el mundo se beneficie del crecimiento.

"En el mundo de hoy, no nos podemos permitir el lujo de estar en nuestro propio callejón mental", ha expresado Lagarde en referencia a la necesidad de trabajar de manera conjunta en un mundo cada vez más complejo y con mayores intercambio comerciales o financieros.