Cinco Sentidos

Loewe renueva su buque insignia de Barcelona

La firma reabre su tienda en el exclusivo paseo de Gracia, reformada por el arquitecto Peter Marino

Loewe está de renovación. Y le ha llegado el turno a la histórica tienda del paseo de Gracia en Barcelona. Quien desde junio haya pasado por delante de su escaparate habrá visto que estaba cerrada. Hasta el viernes, cuando volvieron a entrar los primeros clientes. Aunque la inauguración oficial del buque insignia de la casa en la capital catalana será el próximo martes.

La renovación ha corrido a cargo del arquitecto estadounidense Peter Marino, quien ya había rediseñado la tienda de Loewe en Valencia. También se encargará de dar brillo a la boutique de la casa en la muy exclusiva Avenue Montagne de París, dentro del plan para rejuvenecer los establecimientos más añejos. El arquitecto, presente en numerosos desfiles de alta costura y reconocible por vestir siempre de cuero, a lo motorista, con bigotazo de candado y con una gorra tipo policía a semejanza de los Village People, es un especialista en este tipo de encargos. Ha remodelado la imagen de marcas como Dior, Chanel, Louis Vuitton o Ermenegildo Zegna.

Loewe (del grupo francés LVMH) se creó en Madrid en 1846 y desde su origen ha sido referencia en los artículos de piel de lujo, incluso como proveedor de la Casa Real en tiempos de Alfonso XIII. En Barcelona están presentes desde 1910, en la calle Fontanela. "Loewe tiende a ser un destino turístico para ir de compras de lujo en las principales ciudades españolas, y es cada vez más importante en Barcelona", asegura Lisa Montague, su consejera delegada.

Marino rediseñará la boutique en Avenue Montaigne de París

La boutique, en la calle de las firmas de lujo de la Ciudad Condal, lleva desde 1943 en el número 35. "Se trata de una tienda insignia de Loewe y representa los valores de la marca. Es nuestra tienda más grande y la primera en ofrecer las colecciones completas", explica Montague. Marino ha querido recuperar algunos elementos originales del edificio diseñado y acabado por el arquitecto Domèch i Montanet en 1902. La puerta se ha trasladado a una esquina del edificio y recrea un mosaico con motivos florales. En la planta superior se han descubierto y restaurado unos frescos modernistas que datan de 1906.

Al acceder, el cliente se encontrará un espacio de 75 metros cuadrados dedicado a bolsos. La planta baja ocupa el prêt-à-porter y accesorios de caballero, donde se ha creado un apartado vip. El nivel superior, el más amplio -de 377 metros-, se centra en la mujer, también con un área reservada. En total, suma 646 metros. Además, como destaca Montague, se ofrecen nuevos servicios, como una línea de bolsos personalizados (el Amazona Atelier), una zona bautizada como iconos del cuero y una sección de ropa de hombre a medida.

Nada más entrar se aprecian los cálidos colores en bronce y albero. Los suelos y las paredes están revestidos de piedra de Madagascar y Tanzania, mientras que en las escaleras y en los muros del nivel inferior se ha empleado la piedra aviana. Los suelos de madera se han tratado al bronce, las alfombras han sido tejidas en lana y seda, y las columnas llevan un revestimiento de macramé. En la planta baja se descubre un jardín vertical en el patio interior, donde se encuentran dos esculturas en bronce del artista francés Hervé Wahlen. Y todo el mobiliario interior ha sido diseñado por Marino.

Una revisión del Amazona con polémica en Twitter

Loewe ha presentado esta semana su colección Oro del bolso más mítico de la marca, el Amazona, que lleva más de 35 años triunfando en el mundo. Aunque la forma de presentarlo ha eclipsado a la renovación del clásico.

El miércoles, la firma presentó un vídeo con jóvenes artistas, como las hermanas Cuesta (sobrinas de Ana Belén), el actor Martín Rivas (hijo de Manuel Rivas) o la hija de Verónica Forqué. En él hablan de asuntos mundanos y de lo que para ellos significa Loewe. Las críticas llegaron por ofrecer una imagen elitista y vacua y alejada de la mayoría de la juventud española, que vive un momento difícil. Twitter se incendió con etiquetas como #AcampadaLoewe.

Detrás de la colección Oro hay una revisión del bolso que nació en 1975, rejuvenecido con asas de colores y en marrón dorado. Realizado en piel de ternera de forma artesanal, lleva un candadito como seña de identidad. El precio es de 1.600 euros.