Entre ellos se encuentra Citigroup

Cuatro bancos de EE UU suspenden los test de estrés de la Fed

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha concluido las pruebas de estrés realizadas a 19 grandes bancos con 15 aprobados y cuatro suspensos. Ally Financial, Citigroup, MetLife y SunTrust Banks no han superado el escenario extremo planteado por el organismo regulador norteamericano.

En concreto, la Fed ha analizado el comportamiento de las 19 compañías ante un hipotético escenario con el 13% de paro, una caída del 50% en el mercado de valores y un desplome del 20% en el precio de la vivienda. En este contexto habría cuatro entidades que no superarían alguno de los cuatro baremos fijados por el regulador: Ally Financial, Citigroup, MetLife y SunTrust Banks.

En el caso de Citigroup, la entidad ha salido al paso de los resultados, argumentando que cuanta con margen de maniobra suficiente como para aprobar las pruebas planteadas por la Fed. En concreto, Citigruop modificará su política de dividendo para cumplir así con el 5% de capital. La entidad ha asegurado que presentará un plan de capital revisado a la Reserva Federal, que le permita "cumplir los requisitos y mejorar la retribución de los accionistas".

Los bancos que sí han aprobado son American Express, Bank of America, Bank of New York, BB&T, Capital One Financial, Fifth Third Bancorp., Goldman Sachs, JP Morgan, Keycorp, Morgan Stanley, PNC Financial, Regions Financial, State Street, US Bancorp y Wells Fargo.

Según la institución dirigida por Ben Bernanke, las 19 compañías acumularían pérdidas de 534.000 millones de dólares y verían reducir su capital Tier 1, la medida de fortaleza más valorada por el regulador, desde el 10,1% del tercer trimestre de 2011 hasta el 6,3% con el que cerrarían 2013.

Los datos demuestran un mejor comportamiento de estas grandes entidades en comparación con la situación planteada en plena crisis financiera de 2009 y ponen de manifiesto los esfuerzos de estas empresas por incrementar su capital durante los últimos tres años. No en vano, han elevado su ratio Tier 1 desde los 420.000 millones registrados en el primer cuatro de 2009 a los 759.000 millones del cuatro trimestre de 2011, lo que en términos porcentuales ha supuesto una subida desde el 5,4% al 10,4%.

"Unos niveles de capital fuertes son claves para asegurar que las organizaciones bancarias tienen la capacidad de prestar dinero y seguir cumpliendo sus obligaciones financieras, incluso en momentos de dificultades económicas", ha destacado la Fed en un comunicado.

El organismo también ha aplaudido la prudencia de las entidades en materia de pagos de dividendos a accionistas, después de que en 2009 la Fed impusiese restricciones a estas retribuciones. Las 19 empresas desembolsaron el año pasado un 15% de sus ganancias, menos de la mitad del 38% registrado en 2006.