Ni 17 Grecias, ni 17 Alemanias

Ni 17 Grecias, ni 17 Alemanias

La reestructuración de la deuda griega ha confirmado que algunos países no pueden permitirse el euro y que la Unión Monetaria no puede tolerar muchos socios como Grecia. Pero en contra de lo que parece, igual de insostenible podría ser una zona euro a imagen y semejanza de Alemania.

Esa es la opinión de Josep Borrell, presidente del

Y el rector de Florencia también insistió allí en que "está de moda decir que todos debemos ser alemanes, pero la competitividad de Alemania se basa en una glaciación salarial (...) y en el dumping social".

Duras palabras que ilustran la tensión que ha provocado la crisis entre los pueblos de la zona euro. "¿Estamos ante el principio del fin de la Unión Europea?", preguntó una persona del público en la UNED. Difícil pronosticarlo.

Pero parece claro que la desconfianza mutua va en aumento, los tópicos regresan peligrosamente (alemanes autoritarios, españoles haraganes) y se resquebraja la unidad política que permitía al euro superar sus evidentes carencias económicas. Quizá la estabilidad regrese cuando los inversores se convenzan de que en la zona euro solo hay una Alemania y ningún caso más como el de Grecia.

Coda

Lo que no parece viable en ningún caso es una Europa sin Alemania, una amenaza que también recordó Borrell. "El otro día", comentó en nuestro coloquio, "un grupo de recién doctorados alemanes me decía que para ellos Europa es una bola [ grillete] que les han colocado sus padres para expiar las culpas de sus abuelos". Solo 48 horas después, en la Universidad de Florencia y con Borrell como anfitrión, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, confirmaba ese riesgo ante una audiencia de estudiantes europeos claramente hostil a las tesis de Berlín (vídeo con intervención del ministro): "la juventud ya no ve la Unión Europea como algo imprescindible para mantener la paz porque no conciben una guerra en este continente. Habrá que buscar otros argumentos para justificar la integración en este siglo XXI".

Foto: Josep Borrell y este corresponsal en la UNED de Bruselas (E. G., 5-3-12).

Comentarios

Preocupante. Muy preocupante Para unirse hay que querer unirse y tener sentimiento de comunidad humana. ¿Una Europa sin Alemania? Si Alemania se separa habría irremediablemente que pensarla, si no una unión monetaria si al menos una zona de libre comercio.
Añado. Igual que en España ciertas televisiones, radios y prensa están alimentando lo peor del ser humano importándoles un pimiento la verdad, es probable que esté sucediendo algo parecido en otros países. A alguna gente parece que le gusta que le halaguen los oídos y le cuenten cuentos y mitos en lugar de mirar la realidad y ver Europa como un avance en nuestra esquina del mundo. Realmente preocupante.
Ese comentario de los doctorados alemanes es un mucho despreciativo. Siempre parece que los alemanes tienden a verse como los que que deben renunciar a sus privilegios en beneficio del resto. Puede que sea verdad. Lo que no sé es cuánta de su superioridad se la deben a esos que forman la supuesta bola. Ya sé que es solo una declaración de un grupo reducido, pero es que estoy leyendo el Libro Negro, de Grossman y Ehrenburg y ciertas afirmaciones me resultan estomagantes, precisamente por lo que hicieron algunos de sus abuelos. Que sí, que son muy trabajadores y muy rectos, como su ex presidente, pero que ya está uno harto de sus chulerías, y de que parece que los demás somos desechos de los que desprenderse.
Ojeo Der Spiegel (con el google traductor alemán inglés de apoyo, porque el alemán español va de pena) y me reconforto un poco. Hay alemanes que piensan en "más europa" y en una auténtica unión con redistribución. Pero.... ¿son suficientes?
Con todo el respeto, creo que la reestructuración de la deuda griega debía recaer contra las entidades financieras, entre ellas las principales accionistas de PRISA, y no contra la ciudadanía.
Normas