"Hemos llegado a un punto de inflexión

Van Rompuy: "la peor parte de la crisis ya ha pasado"

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, considera que con el acuerdo para otorgar un segundo rescate a Grecia, de 130.000 millones de euros, se ha llegado a "un punto de inflexión" en la crisis de la deuda soberana.

Van Rompuy cree que las medidas anticrisis ya dan frutos
Van Rompuy cree que las medidas anticrisis ya dan frutos

En una entrevista con el diario económico flamenco De Tijd, publicadas en su página web, el presidente del Consejo Europeo asegura que es "un punto de inflexión" y sostiene que "los problemas aún no han terminado, pero la peor parte de la crisis ya ha pasado". Van Rompuy se muestra así de optimista en la primera entrevista que concede desde que fue reelegido presidente del Consejo Europeo para un nuevo mandato, hasta 2014, si bien reconoce que ha habido momentos en que "todos hemos sentido miedo".

El político flamenco, ex primer ministro de Bélgica, se refiere en concreto a la última etapa del año pasado, en la que, según admite, tuvo que hace verdaderos esfuerzos para creer que la crisis podría llegar "un buen final".

Se muestra partidario de seguir saneando la economía y afirma que "debemos pasar este momento difícil, en el que estamos pagando por los errores cometidos en el pasado".

Sobre las críticas que le acusan de ser un político poco apasionado, Van Rompuy responde que será juzgado "por su capacidad de mantener la zona del euro unida y no por su carisma".

Las declaraciones de Van Rompuy se producen después de que ayer los ministros de Finanzas de la zona del euro determinasen en una conferencia telefónica que Grecia ha cumplido todas las condiciones necesarias para recibir un segundo rescate tras concluir el canje de bonos y hacer todos sus deberes.

El Eurogrupo se mostró satisfecho con la gran participación del sector privado en la oferta para el canje de bonos que materializará la condonación del 53,5 % del valor nominal de la deuda griega, lo que permitirá a Atenas reducir la deuda en manos de tenedores privados en unos 107.000 millones de euros.

Del primer rescate, aprobado en mayo de 2010, quedan aún 34.400 millones de euros, de manera que, en realidad, el segundo programa asciende a 164.400 millones de euros.