Muy confidencial

Antes de hablar, pasen por Génova

La sede del PP en la calle Génova de Madrid se ha convertido en un inmenso gabinete de prensa, donde los altos cargos del Gobiernos instruyen a los dirigentes autonómicos y locales sobre qué deben decir ante la prensa. Se trata de evitar voces discordantes en un momento en el que el PP tiene un poder territorial sin precedentes.

Así, antes de cada Consejo de Política Fiscal y Financiera -como el celebrado el martes pasado-, los consejeros de Hacienda de las comunidades gobernadas por el PP almuerzan juntos en la calle Génova. En la mesa sólo faltan los representantes económicos de Cataluña, Canarias, Navarra, Asturias, Andalucía y País Vasco para completar el foro que horas más tarde se reúne de forma oficial en el Consejo de Política Fiscal. El almuerzo sirve para unificar el discurso, de tal forma que no existen diferencias entre las declaraciones de uno y otro dirigente. Precisamente por eso, al término del Consejo de Política Fiscal del pasado martes, la prensa sólo rodeó a los consejeros de Economía y Hacienda catalán y andaluz.